Shock | Significado y síntomas principales

Shock cardiogénico

Analizamos las diferentes categorías y síntomas de un  shock

Un shock puede significar varias cosas diferentes en el mundo médico, y por ello analizamos sus categorías, significados y síntomas principales. El shock puede ser por ejemplo una descarga eléctrica utilizada para reiniciar el corazón, o un término para definir un estado mental extremadamente emocional (similar al trastorno por estrés postraumático). También puede referirse a una condición en la que el cuerpo no puede obtener suficiente oxígeno y nutrientes para los órganos y sistemas importantes.

Puede tener muchas formas, y posee diferentes patrones de signos y síntomas según el tipo de shock. Existen cuatro categorías principales de shockhipovolémico, cardiogénico, distributivo y obstructivo. Cada una de ellas tiene múltiples causas y diferentes signos y síntomas.

El síntoma más común de todo shock, al menos con el tiempo, es la presión arterial baja. A medida que el shock no tratado empeora, la presión arterial disminuye. Con el tiempo, la presión arterial baja demasiado para mantener la vida (llamada inestabilidad hemodinámica) y el shock se vuelve fatal. Dependiendo de la causa, puede tardar mucho tiempo o puede ser muy rápido.

Categorías de shock

1 – Categorías de shock con sus síntomas comunes

Shock hipovolémico

No tiene suficiente líquido o volumen de sangre (hipovolemia) es el tipo de shock más común. Se puede desencadenar con una hemorragia (shock hemorrágico) o por una pérdida de líquidos y deshidratación. Cuando el organismo trata de nivelar esas pérdidas y mantener la presión arterial alta, aparecen estos signos:

– Ritmo cardíaco rápido (pulso rápido)
– Respiración acelerada
– Pupilas dilatadas
– Piel pálida y fresca
– Sudoración (diaforesis)

Cuando el shock empeora, el paciente se vuelve letárgico, confuso y, finalmente, inconsciente. En el caso de que el sangrado externo sea la causa, habrá sangre. Si la causa es el sangrado en el sistema gástrico, el paciente puede vomitar sangre o tener diarrea con sangre. Si hace calor o se realiza un esfuerzo, aparecerá la deshidratación.

Shock distributivo

Es la más común y la más complicada de comprender. Cuando las arterias en el cuerpo se vuelven flácidas y ya no pueden contraerse adecuadamente, la presión arterial es muy difícil de controlar y caerá. Las dos causas más comunes de este tipo de shock son las alergias graves (anafilaxis) y las infecciones graves (sepsis). Los síntomas varían dependiendo de la causa.

a) Síntomas de la anafilaxia

– Aumento del ritmo cardíaco
– Dificultad para respirar
– Hinchazón, principalmente la cara
– Picor
– Urticaria
– Piel enrojecida

b) Síntomas de la sepsis

– Boca seca
– Fiebre (no siempre)
– Piel enrojecida
– Poca elasticidad de la piel

El shock neurogénico (de una médula espinal rota, a menudo llamado shock espinal) es una causa rara de shock distributivo, pero tiene un patrón de síntomas distintos.

Shock cardiogénico

2 – Categorías de shock con sus síntomas comunes

Shock Cardiogénico

Se produce cuando el corazón tiene dificultades para bombear la sangre adecuadamente. Suele aparecer con una afección circulatoria conocida como insuficiencia cardíaca congestiva. Los síntomas incluyen:

– Hinchazón en los pies y tobillos.
– Pulso débil y a menudo irregular
– Respiración con dificultad
– Tos

El shock cardiogénico puede ir acompañado de los signos y síntomas de un ataque cardíaco.

Shock Obstructivo

La menos común de todas. Proviene de algo que presiona los vasos sanguíneos dentro del cuerpo. La causa más común es un neumotórax a tensión (pulmón colapsado). Los síntomas incluyen:

– La presión arterial baja puede ocurrir rápidamente, pero el cuerpo intentará compensar (a diferencia del shock neurogénico)
– Pulso acelerado
– Sonidos de respiración desiguales

Además de un neumotórax a tensión, la otra causa más probable de shock obstructivo es el daño cardíaco. Este se produce cuando la sangre queda atrapada en el saco alrededor del corazón, presionando y evitando que bombee la sangre de manera adecuada.

Respuesta rápida a lo primeros síntomas

El shock es una verdadera emergencia médica y se debe tratar tan pronto como existan síntomas. Hay que recordar es que el cuerpo debe tener una cantidad mínima de presión arterial para llevar oxígeno y nutrientes al cerebro y otros órganos vitales. Todo lo que interfiera con el mantenimiento de esa presión arterial mínima es una emergencia médica grave.

Deja tu comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here