Viktor Orbán vuelve a ganar las elecciones en Hungría y nivela el nacionalismo en el Este de Europa

Viktor Orbán vuelve a ganar por tercera vez consecutiva las elecciones en Hungría

Viktor Orbán es elegido por tercer vez Primer ministro de Hungría, tras ganar las elecciones con casi el 50% de los votos

Con un marcado discurso antimigratorio, el ultraconservador nacionalista Viktor Orbán fue elegido ayer domingo por tercera vez consecutiva Primer ministro de Hungría, con casi el 50% de los votos obtenidos sobre el 95% del escrutinio. Dentro de una de las participaciones más altas de los últimos años, Orbán no solo se asegura una vez más gobernar el país centroeuropeo, sino que nivela con su victoria el nacionalismo en el Este de Europa. El partido político de Orbán, el FIDESZ, consiguió un resultado muy por encima de lo que se esperaba – mejora con claridad los comicios del 2014 – y marca con claridad que este tipo de discursos se encuentran en auge en la Unión Europea.

La mitad de los votantes húngaros han respondido en las urnas de forma positiva, ante los discursos cada vez mas ultraconservadores y nacionalistas dentro de la política populista y xenófoba de Orbán. Considerado uno de los políticos más liberales en el inicio de la democracias de la Europa del Este tras luchar contra la dictadura comunista siendo aún un estudiante, con el paso de los años Orbán se ha convertido en una de las voces más ultraconservadoras de la Unión Europea.

Viktor Orbán vuelve a ganar por tercera vez consecutiva las elecciones en Hungría

Viktor Orbán centró su campaña electoral con unos objetivos muy claros; proteger Hungría ante los refugiados y la inmigración, y defender las fronteras del país bloqueando la llegada de ciudadanos musulmanes. Orbán, que fue precursor en las reformas llevadas a cabo en las instituciones, como la Constitución o el sistema electoral, también ha mostrado su rechazo a la política migratoria común. La nueva victoria de Orbán, ratifica el compromiso de otros países de la zona que han tomado su ejemplo.

Orbán ha logrado reforzar al conocido Grupo de Visegrado (V4), una alianza de cuatro países centroeuropeos formada por Polonia, República Checa, Eslovaquia y la propia Hungría. Esto podría crear sin dudas más problemas a la Unión Europea, que se ha mostrado imperturbable ante las reformas llevada a cabo por Orbán en los últimos años. Este tipo de reformas han cambiado el Estado húngaro, dando prioridad al nacionalismo y los valores cristianos.

Los resultados de los partidos populistas en las elecciones de Italia el mes pasado fueron considerados como un éxito, mientras el ultraderechista Partido de la Libertad de Austria se convirtió en diciembre pasado en socio de la coalición junto al Partido Popular. Con la victoria ayer de Orbán en Hungría, queda claro que los discursos nacionalistas siguen en auge en el Este de Europa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here