Un hombre con cuchillos ataca a varias colegialas en Japón, causando la muerte de una niña y un adulto

Un hombre con cuchillos ataca a varias colegialas en Japón, causando la muerte de una niña y un adulto

Un hombre de 50 años armado con cuchillos, ataca a un grupo de colegialas en Tokio

Un hombre que llevaba un cuchillo en cada mano y gritaba “Te voy a matar” atacó a varias colegialas en Japón, y acaba con la vida de una niña y un adulto. El suceso ocurrió este pasado martes a las afueras de Tokio. Según informaron las autoridades, el homicida hirió a 17 personas antes de suicidarse.

La mayoría de las víctimas eran estudiantes de una escuela primaria católica. Estaban en fila en la parada de autobús, cerca del Parque Noborito en la ciudad de Kawasaki. En ese instante, un hombre de más de 50 años comenzó a perseguir a las estudiantes con cuchillos.

Funcionarios de la ciudad, citando a la policía, dijeron que el sospechoso fue capturado pero que murió por una herida autoinfligida en el cuello. Los testigos describieron una escena infernal: niños y adultos cayendo al suelo, algunos con sus camisas empapadas de sangre, docenas de niños corriendo y gritando pidiendo ayuda, y mochilas escolares y libros esparcidos por el suelo.

Un hombre con cuchillos ataca a varias colegialas en Japón, causando la muerte de una niña y un adulto

La policía no confirmó los detalles del atacante, excepto que murió. Su identidad y motivo no se conocieron de inmediato.

Masami Arai, funcionario de la ciudad de Kawasaki, dijo que la mayoría de los heridos eran estudiantes del centro educativo Caritas Gakuen. Esta escuela católica local fundada por Soeurs de la Charite de Quebec, es una organización vinculada a la Hermanas de la Caridad de Quebec en Canadá. Arai indicó que tres de las heridas estaban graves.

La policía de la prefectura de Kanagawa confirmó que 17 personas resultaron heridas y otras dos murieron. Además también se confirmó la muerte de un hombre “que no es una víctima pero que está relacionado con el caso”.

La policía identificó a los dos muertos como Hanako Kuribayashi, de 11 años, y Satoshi Oyama, un empleado del gobierno de 39 años que llevaba a su hijo a la parada del autobús.