El Tribunal Supremo de Brasil rechaza el recurso de Lula da Silva, y prácticamente le condena a prisión

Tribunal Supremo rechaza recurso de la defensa de Lula da Silva

El Tribunal Supremo rechaza el recurso presentado por la defensa del expresidente de Brasil, Lula da Silva, por un total de seis votos a cinco

El reciente intento realizado por la defensa del expresidente de Brasil, Lula da Silva, para que este lograra evitar los doce años y un mes de cárcel a los que fue condenado el pasado mes de enero por corrupción, ha sido rechazado por el Tribunal Supremo por una margen estrecho de votos. Aunque la defensa intentaba con este recurso evitar la cárcel para Lula Silva – hasta que se agoten otras dos apelaciones más ante el Tribunal Superior de Justicia y otra ante el propio Supremo – parece que las posibilidades de evitar que Lula da Silva evite la cárcel son mínimas.

Lula da Silva ya fue declarado culpable con anterioridad por dos tribunales, y según la jurisprudencia dictada por la propia Corte Supremo en el 2016 y refrendada por la votación efectuada ayer miércoles, la sentencia confirmada en segunda estancia permitiría ejecutar la pena a la que ha sido condenado. Por lo tanto, el expresidente podría ingresar en la cárcel en los próximos días. El previsible ingreso en prisión de Lula da Silva tendrá sin duda consecuencias políticas notables para las próximas elecciones presidenciales en Brasil, que tendrán lugar entre el 7 y 28 de octubre de este año.

Tribunal Supremo rechaza recurso de la defensa de Lula da Silva

Con esa decisión, el candidato que, según todas las encuestas, encabezaba las preferencias de voto, queda prácticamente fuera de esa carrera electoral. Lula da Silva fue condenado por un delito de corrupción a 12 años y un mes de cárcel tras aceptar un apartamento de lujo de la constructora Odebrecht, involucrada en un escándalo de sobornos a funcionarios del gobierno de 12 naciones para conseguir beneficios en contrataciones públicas.

Aunque Lula da Silva consiguiera – algo bastante improbable – evitar permanecer encarcelado su candidatura no se podría llevar a cabo, ya que la justicia
electoral impide postularse a condenados en segunda instancia. La posibilidad de que fuera elegido presidente un candidato que esta involucrado en otros seis procesos judiciales, como tráfico de influencia u obstrucción a la justicia, ha servido para crear una mayor incertidumbre en Brasil. Aún esta reciente la destitución en 2016 de la presidenta Dilma Rousseff – relevo a Lula en el cargo el 1 de enero de 2011- por manipular las cuentas públicas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here