El sultán de Brunéi extiende la moratoria a la pena de muerte para los homosexuales, tras el fuerte rechazo internacional

El sultán de Brunéi ha anunciado que las condenas a pena de muerte, con castigos como la lapidación para homosexuales o adúlteros, no se llevaran a cabo, tras la fuerte reacción y rechazo a nivel internacional. No obstante, los más críticos han pedido que se eliminen por completo las duras leyes de la sharia.

En un discurso pronunciado a última hora del domingo, el sultán Hassanal Bolkiah dijo que una moratoria sobre la pena capital -que ya se aplica al código penal ordinario de Brunei- también se extendería a su nuevo código de la sharia. En la sharia se incluye la muerte por lapidación por diversos delitos.

El código, que también castiga el robo con la amputación de manos y pies, entró plenamente en vigor el mes pasado en el pequeño sultanato de la isla de Borneo. Brunei es el único país de Asia oriental o sudoriental que cuenta con una ley islámica a nivel nacional.

La medida provocó la reacción y el rechazo inmediato de gobiernos y grupos de derechos humanos. Desde la ONU fue calificado como una “clara violación” de los derechos humanos. Incluso algunos famosos del mundo del entretenimiento, liderados por el actor George Clooney, pidieron que se boicotearan los hoteles propiedad de Brunei.

tras el rechazo internacional, el sultán de Brunéi da marcha atrás en la pena de muerte para los homosexuales

En un discurso televisado, el sultán dijo que han habido “muchas preguntas y percepciones erróneas” con respecto a las leyes de la sharia:

“Tanto el derecho consuetudinario como la sharia tienen por objeto garantizar la paz y la armonía del país. Hemos practicado una moratoria de facto sobre la ejecución de la pena de muerte en casos de derecho consuetudinario. Esto también se aplicará a los casos bajo el código penal de la sharia, que ofrece un margen más amplio para la exoneración”.

El anuncio no afecta a las penas de azotes o a la amputación de miembros por robos

Algunos delitos en Brunéi, como el asesinato y el tráfico de drogas, ya se castigaban con la pena de muerte mediante la horca en virtud del código penal ordinario. Este se aplica junto con el código de la sharia, pero nadie ha sido ejecutado en décadas.

El anuncio del sultán no afecta a las penas de azotes y cárcel. Tampoco a la amputación de miembros por robo, en virtud del nuevo código. No queda claro hasta qué punto se aplicarán otros castigos de la sharia.