Las sanciones de EEUU contra Irán vuelven a estar vigentes

Donald Trump y Hasan Rouhaní

El presidente iraní, Hasan Rouhaní, afirma que EEUU “no se puede confiar”, tras activarse de nuevo las sanciones contra Irán

El paquete de sanciones económicas impuestas por EEUU contra Irán vuelven a estar vigentes, tras las declaraciones del presidente Donald Trump, que acusa a la nación iraní de “conducta amenazante y desestabilizadora”. El primer conjunto de sanciones hacen referencia a las transacciones financieras que involucran dólares estadounidenses, el sector automotriz de Irán y la compra de aviones comerciales y metales, incluido el oro. A principios de noviembre de este 2018 entrarán de nuevo en vigor sanciones contra el sector del petróleo y el banco central de Irán.

El presidente iraní, Hasan Rouhani, desestimó las llamadas para las conversaciones con EEUU, agregando que Estados Unidos “no se puede confiar” y que quieren “crear caos en Irán”. Las sanciones, que según Trump apuntan a imponer una “presión económica máxima”, entraron en vigencia tres meses después de que Estados Unidos anunciara que se retiraba del acuerdo nuclear con Irán. Bajo los términos del acuerdo firmado en 2015, que en su momento se vio como un movimiento clave de la política exterior de la administración Obama, se levantaron sanciones contra Irán a cambio del congelamiento de su programa nuclear.

Trump reafirmó su posición ayer lunes afirmando que ese acuerdo era un “trato horrible y unilateral”. Washington ha dejado la puerta abierta para un nuevo acuerdo, pero afirman que la única forma de que Irán evite las sanciones sería acordar negociaciones sobre sus programas nucleares y de misiles. Trump dijo que Estados Unidos está instando a todas las naciones a “dejar claro que el régimen iraní se enfrenta a una elección: cambiar su comportamiento amenazador y desestabilizador y reintegrarse a la economía global, o continuar por un camino de aislamiento económico”.

Donald Trump y Hasan Rouhaní

El presidente iraní contestaba al máximo mandatario estadounidense en un discurso transmitido en vivo por la televisión estatal ayer lunes:

“Siempre estamos a favor de la diplomacia y las conversaciones … pero las conversaciones necesitan honestidad. Estados Unidos vuelve a imponer sanciones a Irán y se retira del acuerdo nuclear, y luego quiere mantener conversaciones con nosotros. La llamada de Trump a las conversaciones directas es solo para el consumo interno en Estados Unidos antes de las elecciones (…) y para crear un caos en Irán”.

La primera fase de las sanciones de Estados Unidos entró en vigencia un minuto después de la medianoche del martes, apuntando al acceso de Irán a los billetes de banco estadounidenses y a las industrias clave, incluidos los automóviles y las alfombras. Trump, quien rompió con los aliados europeos al abandonar el acuerdo nuclear, advirtió que aquellos que no reduzcan sus vínculos con la economía iraní “corren el riesgo de sufrir graves consecuencias” en virtud de las sanciones nuevamente vigentes.

Los ministros europeos de Exteriores afirman que “lamentan profundamente” la decisión tomada por los Estados Unidos.