Rusia afirma que su misil Avangard supera más de 20 veces la velocidad del sonido

Misil hipersónico ruso Avangard

Según el gobierno de Rusia, el misil Avangard es imposible de detectar y superaría cualquier tipo de defensa

El gobierno de Rusia afirma que su misil Avangard puede superar más de 20 veces la velocidad del sonido, inutilizando todas las defensas posibles. El viceprimer ministro Yuri Borisov afirma que el Avangard es imposible de interceptar, a pesar de las acusaciones anteriores en las que se afirmaba que el proyecto era pura propaganda.

Borisov dijo a la televisión estatal que el dispositivo es imposible de interceptar e inutilizará cualquier sistema de defensa. El Avangard fue puesto a prueba el pasado miércoles. Es descrito como un dispositivo hipersónico capaz de superar varias veces la velocidad del sonido. El presidente ruso Vladimir Putin supervisó el lanzamiento del arma, comparándola con un “meteorito”.

Fue lanzado desde el suroeste de Rusia y alcanzó y destruyó con éxito un objetivo a 5.954 km de distancia, ubicado en la península de Kamchatka (Oriente Lejano). Borisov afirmó el pasado jueves que “esencialmente hace que las defensas antimisiles sean inútiles”.

Rusia inició el proyecto Avangard en el año 2002. Lo hizo después de que Estados Unidos se retirara del Tratado de Misiles Antibalísticos de 1972 con la Unión Soviética. El entonces presidente estadounidense, George W. Bush, ordenó que se crearan nuevas defensas contra los misiles balísticos de largo alcance, lo que habría violado el acuerdo.

El expresidente estadounidense afirmó en ese momento que las tensiones de la Guerra Fría entre Estados Unidos y Rusia “ya no existen” y que, tras el 11 de septiembre, las mayores amenazas provienen de “terroristas que atacan sin previo aviso”.

Moscú temía que el nuevo escudo antimisiles estadounidense pudiera erosionar su capacidad de disuasión nuclear. Por eso Putin anunció dos años después que Rusia estaba trabajando en una nueva arma hipersónica.

Misil hipersónico ruso Avangard

Este nuevo sistema de misiles ruso ha creado una gran inquietud y preocupación tanto en EE.UU. como en el resto del mundo. Las ojivas tradicionales siguen una trayectoria balística, pero el Avangard es capaz de planear en las capas densas de la atmósfera a una altura de decenas de kilómetros sobre la superficie.