La respuesta de la UE a Donald Trump ante la posible aplicación de nuevos aranceles

Unión Europea responde a Donald Trump ante la posible aplicación de nuevos aranceles

La Unión Europea planea una subida en las tasas arancelarias de algunas marcas estadounidenses muy simbólicas

Ante la posibilidad de que el presidente de los EE.UU., Donald Trump, lleve adelante la aplicación de nuevos aranceles a las importaciones de acero y aluminio, los 28 países de la Unión Europea (UE) están preparados para responder de la misma forma. Desde Bruselas se esta ultimando un incremento de aranceles a varios productos estadounidenses muy simbólicos, como son la marca de motos Harley-Davidson, los pantalones vaqueros Levi’s, los zumos de naranja, el whisky bourbon, los arándanos o la mantequilla de cacahuete.

Los cálculos estimados en este incremento de tarifas arancelarias suponen unos 951 millones referentes a la alimentación y los productos agrícolas, 854 millones en el caso de los productos industriales y 1000 millones en bienes correspondientes a productos cosméticos, camisetas, pantalones, motos o yates. Desde la capital de la UE se ha lanzado el mensaje de que la intención no es entrar en una guerra comercial, y que seguirán manteniendo las vías de comunicación abiertas.

La intención desde Bruselas es que anunciando este “contraataque” Trump recapacite y regrese atrás en sus intenciones. Así lo explicaba la comisaria de Comercio de la Unión Europea, Cecilia Malmström, que espera que estos aranceles no sean aplicables a la Unión Europea:

“Mientras las medidas no se adopten confiamos en evitar una disputa comercial que no interesa a ninguna de las partes. Esperamos convencer a la administración estadounidense de que no es una decisión adecuada. Todavía no hemos adoptado medidas formales pero tampoco podemos quedarnos de brazos cruzados”.

Unión Europea responde a Donald Trump ante la posible aplicación de nuevos aranceles

El presidente estadounidense anunciaba el pasado 1 de marzo la intención de imponer tasas arancelarias del 10% contra las importaciones del aluminio, y del 25% contra las de acero, aunque no mencionó a que países se les aplicarían. A este respecto, Malmström se mostró crítica con la postura de Trump y el gobierno estadounidense:

“Es una medida económica oculta y no de seguridad nacional. No entiendo cómo los países de la UE, amigos y aliados en la OTAN, podemos ser una amenaza a la seguridad internacional”.

No solo los productores europeos se muestran preocupados por la posibilidad de verse afectados, ya que el efecto domino que se cree puede afectar a otras potencias como China. Así lo manifestaba la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, quien afirmó que en este tipo de conflictos todo el mundo puede perder.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here