La primera directora de la CIA, Gina Haspel, estuvo involucrada en torturas a presos

Gina Haspel, nombrada primera directora de la CIA, estuvo involucrada en torturas a presos

El reciente ascenso de Gina Haspel, convertida en la primera mujer directora de la CIA, viene acompañado de polémica por su pasado en operaciones clandestinas

Gina Haspel, nombrada recientemente la primera mujer directora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), fue responsable de operaciones clandestinas en cárceles secretas donde los presos eran torturados, siendo acusada además de destrucción de pruebas de esas torturas en el año 2005. Haspel relevó en la dirección de la CIA recientemente a Mike Pompeo, que desempeñará a partir de ahora la Secretaría de Estado tras la salida de Rex Tillerson del gabinete que preside Donald Trump.

Haspel, de 61 años de edad, y que hasta ahora ocupaba el puesto de subdirectora de la CIA, trabajo durante gran parte de su carrera como agente encubierta. Fue pieza clave en la Administración Bush, aplicando el programa extrajudicial estadounidense para llevar a la cárcel e interrogar a los sospechosos de terrorismo, tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Además dirigió por aquella época en Tailandia una de las primeras cárceles clandestinas creadas por EE.UU, conocidas como “black sites”. Según publicaciones del Washington Post de aquellas fechas, en ellas se utilizaban métodos de tortura como el “waterboarding”, que consistía en simulaciones de ahogamiento.

Gina Haspel, nombrada primera directora de la CIA, estuvo involucrada en torturas a presos

Según una invetigación del Senado, la nueva directora de la CIA estuvo presente en al menos dos de este tipo de interrogatorios. En el de Abu Zubaydah, primer miembro con poder de la red islamista capturada por EEUU antes del 11-S. y Abd al Rahim al Nashiri, considerado cerebro del atentado contra el petrolero Limburg en 2002 y contra el buque estadounidense USS Cole en el 2000. Ambos presuntos miembros de la organización yihadista Al Qaeda. Según los documentos revelados algún tiempo después, Abu Zubaydah fue sometido 83 veces al método del “waterboard”.

Aunque el ex-presidente Barack Obama quiso terminar con ese tipo de interrogatorios con torturas, el nuevo presidente de los EE.UU. cree que ese tipo de métodos son eficaces, y no lo ve mal. Con todo esto, si parece quedar claro con el ascenso de Haspel que su perfil es ideal para la nueva época de la CIA de Donald Trump.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here