Policías y manifestantes se enfrentan en la capital de Indonesia tras las elecciones

Policías y manifestantes se enfrentan en la capital de Indonesia tras las elecciones

Los opositores a la reelección de Joko Wikododo como presidente de Indonesia, se enfrentan a la policía en Yakarta

Los enfrentamientos entre los manifestantes opositores al presidente de Indonesia, Joko Wikododo, y la policía, en la capital del país (Yakarta) este pasado martes, se salda con 6 muertos y más de 200 heridos.

Los manifestantes, contrarios a la reelección de Wikododo, se enfrentaron con las fuerzas de seguridad, quemando vehículos y lanzando piedras a la policía, quienes los dispersaron con gas lacrimógeno y balas de goma.

Los manifestantes trataron de entrar por la fuerza en las oficinas del centro de la agencia supervisora de las elecciones a última hora del martes. Desde ese momento los enfrentamientos han continuado.

Manifestantes vestidos de blanco bloquearon las calles de un barrio central de Yakarta. Allí se enfrentaron con la policía, lanzando piedras y provocando incendios. Varios vehículos y un dormitorio de la policía paramilitar fueron incendiados por la noche.

Mientras tanto, la policía usaba gas lacrimógeno, balas de goma y cañones de agua para combatir a los manifestantes que lanzaban cócteles molotov y proyectiles.

Policías y manifestantes se enfrentan en la capital de Indonesia tras las elecciones

La Comisión Electoral de Indonesia informó ayer que el presidente Joko Widodo había ganado un segundo mandato con el 55,5% de los votos, tras las elecciones del pasado 17 de abril.

El ex general de las fuerzas especiales, Prabowo Subianto, se ha negado a aceptar los resultados y se ha declarado ganador. Su campaña tiene previsto impugnar las elecciones ante el Tribunal Constitucional. Alegan fraude masivo, pero no han proporcionado pruebas creíbles.

Según el portavoz de la policía de Yakarta, Argo Yuwono, el gobierno había desplegado a unos 50.000 policías y soldados en Yakarta en previsión de las protestas.

Muchos residentes han abandonado la ciudad y zonas del centro de la misma están cerradas al tráfico. La agencia supervisora de las elecciones y la comisión electoral esta atrincherada con alambre de púas.