¿Podrían EEUU, Rusia y otras potencias acabar enfrentadas en una guerra en Siria?

Podrían algunas potencias internacionales acabar enfrentadas en una guerra en Siria

La confrontación en Siria se ha dividido a la misma vez en varios conflictos

Distintas naciones con intereses en el conflicto sirio han pasado de la vía diplomática a la intervención militar. La escalada de tensión entre ellos propone sobre el mapa una gran amenaza en la región. Se podría decir que el conflicto inicial entre el gobierno de Siria y aquellos que intentan derribarlo ha quedado en segundo plano. La posición del presidente sirio, Bashar al-Ásad, aunque se ha visto reducida sensiblemente es básicamente indiscutida. El caso es que ahora mismo existen varias fuerzas desplegadas luchando por el extenso territorio aún sin control.

Desde el punto de vista político, militar y económico, Rusia e Irán son sin duda las dos potencias más involucradas en el conflicto. Estas dos naciones ganan mucho en lo que se refiere a poder e influencia, aunque también pierden combatientes y un importante costo económico por rescatar a Bashar al-Ásad. En cuanto a la participación de Estados Unidos, se ha limitado más al discurso y a la ayuda económica, mostrando un compromiso a medias con los rebeldes. El resultado ha sido una vertiginosa caída en su habilidad para dirigir y una falta de claridad sobre sus objetivos.

¿Podrían algunas potencias internacionales acabar enfrentadas en una guerra en Siria?

Otro de los países claves en este conflicto con su apoyo inicial a los rebeldes, es Turquía. Estos lanzaron una gran incursión militar en el norte de Siria contra la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), a quien considera un “grupo terrorista”. En la parte sur del conflicto, Israel se ha mantenido alejado en la mayor parte de la confrontación, intentando a toda costa verse involucrado en él tras haberlo hecho durante los 16 años de guerra civil en el vecino de Siria, Líbano. Su intervención se ha limitado a realizar ataques en supuestas bases iraníes y suministro de armas a Hezbolá.

Durante la mayor parte del conflicto los intereses de estos países han chocado muy a menudo, y el hecho de que sus propósitos fueran mutuamente excluyentes ha provocado el fracaso de todos los intentos por terminar con la guerra. Cuando en el horizonte se presentaban episodios de tensión peligrosa, estos países daban un paso atrás para evitar un incremento de la tensión, dejando a los sirios sufriendo las consecuencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here