Una ofensiva de Siria en Idlib podría alcanzar “nuevos niveles de horrores”

Temor ante una ofensiva de Siria en la ciudad de Idlib

El enviado de la ONU en Siria, Staffan De Mistura, afirma que si no se llega a un acuerdo, una ofensiva de Siria sobre Idlib alcanzaría “nuevos niveles de horrores”

Rusia, Turquía e Irán no han llegado a un acuerdo sobre un alto el fuego que evitaría que el gobierno de Siria realizase una ofensiva sobre la ciudad de Idlib, controlada por los rebeldes. Naciones Unidas teme que una ofensiva pueda causar una catástrofe humanitaria en la ciudad, en la que se vean involucradas decenas de miles de civiles. El enviado de la ONU en Siria, Staffan De Mistura, declaró que debe haber un acuerdo político, “o veremos cómo esta guerra alcanza nuevos niveles de horrores”.

El presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente iraní, Hassan Rouhani, rechazaron la llamada a la tregua del presidente de Turquía, Recep Erdogan. Los tres líderes se reunieron en Teherán, dentro de una cumbre internacional que podría ser clave en la guerra de Siria. Erdogan comentó su temor ante la posibilidad de que se produzca una masacre, añadiendo que Turquía no podría alojar a más refugiados que cruzasen su frontera.

Vladimir Putin comentó que el alto el fuego sería inútil, ya que no involucraría a los grupos militantes islamistas que considera terroristasHassan Rouhani afirmó que Siria debe recuperar el control total de su territorio. De Mistura hizo un llamamiento a los presidentes reunidos en Teherán, indicando que estos deben seguir dialogando para evitar una posible catástrofe en Idlib.

Temor ante una ofensiva de Siria en la ciudad de Idlib

Esta ciudad es la único fortaleza importante que les queda a los rebeldes, y una ofensiva llevada a cabo por el gobierno sirio podría convertirse en la última batalla decisiva de la guerra. Rusia, Turquía e Irán tienes sus propios intereses en el conflicto de Siria. Irán busca mantener su posición en la nación mediterránea, vecina de Israel y Líbano. Turquía, que respaldó a las fuerzas de la oposición contra el presidente sirio, Bashar al Assad, teme una avalancha de refugiados que huyan de una ofensiva militar.

Por su parte, Rusia quiere mantener su presencia regional, y cubrir el vacío dejado por la incertidumbre de EE.UU. sobre lo que quiere del conflicto. El embajador de Siria en la ONU, Bashar Ja’afari, afirma que el gobierno está comprometido para recuperar el territorio sirio y “liberarlo del terrorismo y la ocupación internacional”. Ja’afari añadió que no existe una “zona de desescalada” en el grupo rebelde de Idlib, ya que “los grupos armados se negaron a separarse de los grupos terroristas”.