Niños iraquíes torturados y juzgados por presuntos vínculos con el ISIS

niños iraquíes torturados y juzgados por presuntos vínculos con el ISIS

En un proceso “defectuoso”, niños iraquíes son torturados y juzgados injustamente por presuntos vínculos con el ISIS

Las autoridades iraquíes están procesando a niños sospechosos de tener vínculos con el ISIS. Utilizan acusaciones endebles o confesiones mediante tortura, en un proceso “profundamente defectuoso”. Así lo afirma un informe de la organización Human Rights Watch (HRW) de ayer miércoles.

El extenso informe del grupo de derechos humanos se basó en entrevistas con 29 niños iraquíes, que se encuentran o han estado detenidos por el gobierno regional kurdo. También en los familiares de los menores, guardias de prisiones y fuentes judiciales.

Irak anunció que derrotó al ISIS (Estado Islámico, Dáesh) a finales de 2017, pero ha seguido juzgando a hombres, mujeres y niños, incluidos extranjeros, acusados de pertenecer al grupo.

Se descubrió que muchos niños fueron arrestados en campamentos o puestos de control sobre una base de pruebas poco convincentes. Fueron golpeados, sujetos a descargas eléctricas, se les negó el acceso a familiares o representación legal, y se les obligó a admitir la pertenencia al ISIS. Todo esto, aunque nunca se habían unido a los yihadistas.

niños iraquíes torturados y juzgados por presuntos vínculos con el ISIS

A finales de 2018 fueron detenidos 1500 niños por presunta afiliación al ISIS

El ISIS reclutó y adoctrinó a fondo a muchos niños, algunos de los cuales llevaron a cabo ejecuciones. Sin embargo, la mayoría de los entrevistados por HRW dijeron que nunca lucharon con el grupo. Fueron juzgados sin abogados, en audiencias que no duraron más de diez minutos.

Estas audiencias se celebraban en kurdo, un idioma que los niños de habla árabe no podían entender. Las condenas en el Gobierno Regional del Kurdistán fueron de entre seis y nueve meses.

Desde HRW se estimó que a finales de 2018, las autoridades iraquíes y del Gobierno Regional del Kurdistán detenían a unos 1.500 niños, por su presunta afiliación al ISIS. Cientos de niños, entre ellos al menos 185 extranjeros, ya han sido condenados por cargos de terrorismo.

HRW dijo que el Gobierno de Irak y el Gobierno Regional del Kurdistán deberían dejar de arrestar a los niños y niñas que son miembros del ISIS y liberar a todos los menores, a menos que se les acuse de delitos violentos:

“Los niños involucrados en conflictos armados tienen derecho a rehabilitación y reintegración, no a tortura y prisión”.