Los restos de más de 1.200 víctimas judías del Holocausto son enterrados en Bielorrusia

Ayer miércoles fueron enterrados los restos de más de 1.200 víctimas judías del Holocausto, localizados en febrero en una obra

Los restos de más de 1.200 víctimas judías del Holocausto fueron enterrados el pasado miércoles, en una ciudad de Bielorrusia que hace frontera con Polonia. Los restos de estas víctimas del genocidio nazi, fueron localizados el pasado mes de febrero en una obra.

Fueron encontrados por casualidad tras el hallazgo de una fosa común, cuando los constructores estaban sentando las bases para una urbanización en Brest, ciudad de Bielorrusia.

En la fosa común se encontraron restos humanos pertenecientes a adultos y niños, así como ropa, zapatos y otros artículos personales. Para poder exhumar los restos de las 1.214 víctimas encontradas, asesinadas durante la ocupación nazi en el lugar de lo que sirvió como gueto judío entre 1941 y 1942, se reclutaron soldados.

La Alemania nazi ocupó Bielorrusia -que por aquel entonces formaba parte de la Unión Soviética- durante la Segunda Guerra Mundial, matando a decenas de miles de judíos.

Los restos de más de 1.200 víctimas judías del Holocausto son enterrados en Bielorrusia

Los restos fueron enterrados este pasado miércoles en 120 ataúdes azules con la Estrella de David en relieve. Los restos fueron colocados uno al lado del otro en una tumba gigante, en un cementerio de la ciudad bielorrusa.

A la ceremonia asistieron funcionarios municipales, líderes de la comunidad judía y diplomáticos. El embajador de Israel en Bielorrusia, Alon Shoham, asistió al evento junto con otros 300 dignatarios y miembros de la comunidad judía.

Algunos de los cráneos que se encontraron en la fosa común tenían agujeros de bala. Esto sugiere que las víctimas habían sido ejecutadas por un disparo en la parte posterior de la cabeza. Los soldados también encontraron efectos personales en la fosa, como zapatos de cuero que no se habían descompuesto.

El genocidio nazi en Bielorrusia dejó 3 millones de civiles muertos, de los cuales 800.000 eran judíos.