Londres y Dublín dan un ultimátum para acabar con el vacío de poder en Irlanda del Norte

Londres y Dublín dan un ultimátum para acabar con el vacío de poder en Irlanda del Norte

Londres y Dublín cierran filas para poner fin al vacío de poder que ha durado más de dos años en Irlanda del Norte

Londres y Dublín han cerrado filas para acabar con el vacío de poder que ha durado más de dos años en Irlanda del Norte. Para ello han dado un ultimátum de tres semanas al Partido Unionista Democrático (DUP) y al Sinn Féin para que cierren sus diferencias y formen un gobierno de coalición autónomo.

El asesinato de la periodista Lyra McKee, cometido por el Nuevo IRA durante los recientes disturbios en Derry (Irlanda del Norte), han forzado un nuevo acercamiento entre todas las partes. Las críticas hacia la clase política del sacerdote católico Martin Magill durante el funeral de Mckee, han calado para formar un frente común ante la renovada amenaza del terrorismo en el Ulster.

Magill fue contundente contra los políticos, a quienes culpó de haber esperado “el asesinato de una joven de 29 años con toda una vida por delante” para dar un paso adelante.

Londres y Dublín dan un ultimátum para acabar con el vacío de poder en Irlanda del Norte

El viceprimer ministro irlandés Simon Coveney y la secretaria para Irlanda del Norte, Karen Bradley, se presentaron finalmente en Belfast el viernes. Allí anunciaron la reanudación de las negociaciones entre el DUP y el Sinn Féin. Estas fueron suspendidas en febrero del año pasado, justo un año después de las elecciones de 2017 para el Parlamento local de Stormont.

Unionistas y republicanos forzados a formar gobierno

Las negociaciones se iniciarán inmediatamente después de las elecciones locales del 2 de mayo. El objetivo es llegar a un acuerdo a finales de este mes para poder reincorporar al gobierno regional. Tanto el gobierno británico como el irlandés, centrado permanentemente en la “batalla” del Brexit, habían desempeñado hasta ahora un papel secundario en el vacío de poder en Belfast.

Bajo el Acuerdo del Viernes Santo de 1998, los unionistas y republicanos están obligados a compartir el poder y formar una coalición de gobierno.