Joven profesora quemada viva en una escuela en Bangladesh, tras denunciar a su director por acoso sexual

joven profesora quemada viva en una escuela en Bangladesh

La joven profesora fue quemada viva en una escuela islámica en Bangladesh y falleció cinco días después

Una joven profesora de 19 años, que acusó a su director de acoso sexual, fue quemada viva hasta la muerte en una escuela islámica en Bangladesh. Nusrat Jahan Rafi, de Feni, una pequeña ciudad situada a 160 km al sur de Dhaka (capital de Bangladesh) estaba estudiando en una madrasa (escuela islámica), cuando tuvo lugar el presunto acoso.

El 27 de marzo, la joven huyó horrorizada de la oficina de su director después de que éste la llamara y, al parecer, la tocase repetidamente de forma inapropiada. El caso avivó la ira en este país conservador del sur de Asia. Ella fue a la policía con la ayuda de su familia el día que ocurrió el presunto abuso. Según se relata en la BBC, Nusrat hizo una declaración mientras era grabada por el oficial a cargo en su teléfono.

En las imágenes en las que parece angustiada -que luego se filtraron a los medios de comunicación locales- Nusrat trata de ocultar su rostro con la mano. Mientras tanto, se puede oír al policía indicando que la denuncia “no tiene tanta importancia”. A continuación el policía le dice que aparte las manos de su cara.

La policía terminó arrestando al director. Sin embargo, un grupo de personas se reunió en la calle exigiendo su liberación. En esa protesta asistieron también políticos locales.

joven profesora quemada viva en una escuela en Bangladesh

Traicionada por una compañera suya

El pasado 6 de abril, 11 días después de la presunta agresión sexual, Nusrat fue al colegio para revisar unos exámenes. Sin embargo, una compañera suya la llevó a la azotea de la escuela diciendo que una amiga suya estaba siendo golpeada.

Allí le esperaba un grupo de cinco personas con burka. Estas la rodearon y presionaron para que retirase la denuncia contra el director. Nusrat se negó a retirar la denuncia y acto seguido fue quemada viva con queroseno.

El 80% del cuerpo de Nusrat sufrió quemaduras de mucha gravedad. Fue trasladada con urgencia hasta el hospital del Colegio de Médicos de Daca. Nusrat grabó una declaración en el teléfono móvil de su hermano,mientras era trasladada en la ambulancia. En ella decía lo siguiente: “El director me tocó, lucharé contra este crimen hasta mi último aliento”.

Su muerte ha provocado multitud de protestas y miles de personas han utilizado los medios sociales para expresar su ira. Desde entonces, la policía ha detenido a 15 personas, siete de ellas presuntamente implicadas en el asesinato. El propio director permanece bajo custodia.