Irak despliega 30.000 combatientes para proteger su frontera con Siria del ISIS

Irak teme una repetición de sus desastrosas pérdidas humanas en 2014 ante el ISIS

Irak despliega hasta 30.000 combatientes a lo largo de la frontera occidental con Siria, ante el temor de que el Estado Islámico (ISIS) pueda repetir la ofensiva de 2014. Dos brigadas del ejército iraquí – entre 3.000 y 5.000 soldados cada una- se han trasladado a las zonas fronterizas en los últimos dos días, para evitar que los combatientes extremistas se crucen.

Además, las milicias chiítas musulmanas conocidas como Fuerzas de Movilización Popular (siglas en inglés, PMF) anunciaron que 20.000 combatientes fueron reasignados a la misma frontera. El objetivo es “brindar seguridad fronteriza después, de que algunas aldeas sirias quedaron bajo el control de ISIS”.

Irak trata de evitar a toda costa que se repitan las pérdidas sufridas hace cuatro años. En aquella ocasión, el grupo extremista musulmán suní se apoderó de la provincia de Nínive. Luego declaró un califato antes de expandirse más en Irak. Muchas áreas de Siria e Irak fueron liberadas recientemente del control de ISIS. Sin embargo, la provincia de Anbar (oeste de Irak) todavía alberga a muchos de los militantes del grupo.

Las autoridades de ambos lados de la frontera declararon hace unos meses que los militantes habían sido derrotados. No obstante, los enfrentamientos en la región han demostrado la amenaza constante del Estado Islámico (ISIS).

Recientemente los militantes lanzaron uno de los ataques más feroces de este 2018 contra las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS). En ese ataque murieron 70 de sus combatientes. El PMF afirmó el pasado miércoles que había matado a dos comandantes de ISIS responsables del ataque.

Estados Unidos tiene unos 2.000 soldados de fuerzas especiales en Siria que asisten a las FDS. Un informe de la ONU publicado en agosto, decía que ISIS tiene hasta 30.000 miembros distribuidos a partes iguales entre Siria e Irak.