Tras las inundaciones, una ola de calor aumenta la miseria en áreas devastadas de Japón

Ola de calor Japón

A las peores inundaciones registradas en Japón en las últimas décadas, se suma una intensa ola de calor que causa más muertos y desaparecidos

Una ola de calor en el sur de Japón ha causado la muerte de al menos 14 personas, lo que supone otro fuerte golpe para un país que aún se está recuperando de las fuertes inundaciones registradas hace unos días. Según la información ofrecida por la agencia Kyodo News, entre el pasado y el domingo fallecieron 14 personas mientras miles de ellas buscaban tratamiento médico por insolación y agotamiento por calor.

De un grupo de 33 personas que buscaron ayuda médica en la ciudad de Hiroshima el pasado domingo, tres eran voluntarios que estaban ayudando con la limpieza, según relataron desde la oficina de gestión de desastres de la ciudad. La ola de calor golpeó las mismas prefecturas donde las inundaciones y los deslizamientos de tierra mataron al menos a más de 200 personas la semana pasada, complicando aún más la ya difícil recuperación que se avecina.

Diecinueve personas permanecen desaparecidas por las inundaciones, y 64.000 entre las que se encuentran policías, autodefensas y bomberos siguen realizando operaciones de búsqueda y rescate, según informaron ayer lunes funcionarios del país. Las temperaturas llegaron a alcanzar el pasado domingo un abrasador máximo de casi 39,5 grados en Ibigawa, prefectura de Gifu. Según la Agencia Meteorológica de Japón, varios lugares, incluida la ciudad de Kurashiki (Okayama) y el distrito de Asakita (Hiroshima), registraron las temperaturas más altas en lo que llevamos transcurrido de este 2018.

Ola de calor Japón
.
A medida que el agua subió su nivel en las inundaciones registradas la semana pasada, miles de personas buscaron refugio en los centros de evacuación, que según afirmaban algunas personas estaban equipados con aire. Decenas de miles de hogares permanecen sin electricidad y agua. Eso, combinado con el calor, está empeorando aún más las operaciones de limpieza.

La inundación ya había provocado una serie de graves problemas para la salud. El agua de las inundación puede contener contaminantes, como desechos tóxicos y productos químicos, así como enfermedades infecciosas que sobreviven mejor en el agua que en tierra firme. Ahora, los edificios inundados y el barro combinados con el calor y la humedad crean un nuevo peligro para la salud, como el moho y hongos diseminados.

Esta no es la primera ola de calor trágica en la historia de Japón, ya que otra ola de calor en agosto de 2013 estableció la temperatura récord de 41 grados matando a docenas de personas. Las autoridades están advirtiendo a los trabajadores de limpieza y voluntarios que tomen descansos y se mantengan hidratados, ya que la Agencia Meteorológica de Japón ha pronosticado altas temperaturas para el resto de la semana.