El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, presta juramento y promete esperanza y renovación

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, presta juramento y promete esperanza y renovación

Cyril Ramaphosa presta juramento como presidente de  Sudáfrica y promete una era de prosperidad

El cuarto presidente de Sudáfrica elegido democráticamente desde el fin del apartheid, Cyril Ramaphosa, presta juramento y promete prosperidad para el país ante una multitud de 30.000 personas.

Ramaphosa, ha prometido crear puestos de trabajo y combatir la corrupción profundamente arraigada. El presidente reelegido prestó juramento presidencial en el abarrotado estadio multiusos Loftus Versfeld de la capital del país, Pretoria.

Acompañado por lideres extranjeros como el presidente congoleño Felix Tshisekedi y el primer ministro chino Li Keqiang, Ramaphosa, de 66 años de edad, se dirigía así a los ciudadanos sudafricanos:

“Hoy nuestra nación entra en una nueva era de esperanza y renovación. Los retos a los que se enfrenta el país son enormes y reales, pero no insuperables. Se pueden resolver y yo estoy aquí para decir que se van a resolver”.

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, presta juramento y promete esperanza y renovación

El Congreso Nacional Africano (ANC) -partido político que preside Ramaphosa- obtuvo una mayoría del 57,5% en las elecciones generales celebradas a principios de este mes, frente al 62% de 2014. Los votantes se volvieron en contra del partido gobernante, debido a las revelaciones sobre la corrupción del gobierno y el desempleo sin precedentes.

El ex activista antiapartheid ganó por un estrecho margen la carrera de liderazgo del ANC a finales de 2017 y reemplazó al escandaloso predecesor Jacob Zuma como presidente del estado en febrero de 2018, un año antes de que expirara su mandato.

En la ceremonia del sábado no hubo ninguna señal del Zuma. Este último ha insistido en que no hizo nada malo y que las acusaciones están ligadas a razones políticas. Ramaphosa luchó para reparar las facciones del partido que se oponían a sus planes de reforma. Especialmente en la empresa estatal de suministro de energía Eskom.

Mientras tanto, la economía sudafricana se prepara para una recesión en el primer trimestre tras el debilitamiento de la minería y la industria manufacturera.

El Banco Central se ha visto obligado a reducir su previsión de crecimiento para 2019 al 1%. Esto es muy por debajo de la tasa de al menos el 3% necesario para reducir la deuda, los déficits presupuestarios y el desempleo.