El emperador Akihito se despide tras abdicar y Japón pone fin a una era

el emperador Akihito se despide tras abdicar y Japón pone fin a una era

Akihito se despide como emperador de Japón tras abdicar, poniendo fin a la era Heisei y dando la bienvenida a la era Reiwa

El emperador Akihito, de 85 años de edad, se despidió tras abdicar del trono de Japón, en una ceremonia celebrada hoy martes ante otros miembros de la familia real y altos funcionarios del gobierno. Mientras tanto, el país del Sol Naciente recibe el final de la era Heisei (“logrando la paz”) con reminiscencias y esperanza de una nueva época.

Tras tres décadas como Jefe de Estado y afectado por sus problemas de Salud, Akihito deja el trono como emperador de Japón pasando el testigo a su hijo Naruhito. En su último discurso oficial como emperador, Akihito declaraba lo siguiente:

“Desde que ascendí al trono hace 30 años, he desempeñado mis funciones como emperador con un profundo sentido de confianza y respeto por el pueblo, y me considero muy afortunado de haber podido hacerlo. Agradezco sinceramente a la gente que me aceptó y apoyó en mi papel como símbolo del Estado”.

El reinado de Akihito se prolongará hasta la medianoche. En ese momento su hijo, el príncipe heredero Naruhito, se convertirá en el nuevo emperador, dando también comienzo a la era Reiwa (“bella armonía”).

Naruhito ascenderá al Trono del Crisantemo mañana miércoles. En una ceremonia independiente, recibirá los ‘tesoros sagrados’ así como sellos imperiales, como prueba de su sucesión como el 126º emperador de la nación

el emperador Akihito se despide tras abdicar y Japón pone fin a una era

Muchas personas se reunieron fuera del recinto del palacio horas antes de la ceremonia de abdicación. Eso, a pesar del clima inusualmente húmedo y frío, y a pesar de que no se les permitía mirar dentro.

Akihito ascendió al trono de Japón en 1989 y dedicó su carrera a enmendar una guerra que se libró en nombre de su padre, al tiempo que acercaba al pueblo a la monarquía distante.

Junto a su esposa, la emperatriz Michiko, nacida en la calle, se dirigió a la gente, especialmente a los que sufrían discapacidades y discriminación. También a los que sufrían las consecuencias de los desastres, lo que puso de relieve las penurias de las personas que a menudo eran ignoradas por la sociedad.

Akihito ha sido pionero en romper con muchas de las tradiciones japonesas. Fue el primer emperador que se casó con una plebeya y el primero que se dirigió a los ciudadanos por televisión. También fue el primero en pedir disculpas por la posición de Japón en la Segunda Guerra Mundial.

Es el primer emperador de la historia moderna de Japón, en el que bajo su reinado nunca hubo una guerra. Esta es la primera vez que un monarca de Japón abdica en más de 200 años.