EE.UU. anuncia su marcha del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Estados Unidos abandona el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

EE.UU. confirmó ayer martes su marcha del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, por el trato de este organismo internacional hacia Israel

Después de haber amenazado en varias ocasiones con abandonar el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU), EE.UU. confirmó ayer su marcha de la mayor organización internacional existente, como respaldo a Israel. Desde que Donald Trump llegó a la Casa Blanca, sus críticas hacia organismos como la UNESCO o la propia ONU han sido reiteradas.

Tal y como ya hizo con la UNESCO en el último trimestre del 2017, Estados Unidos también se marcha de la ONU criticando muy duramente a esta organización por la “inaceptable parcialidad contra Israel”.

La salida de EE.UU. de la ONU coincide además con la críticas globales dirigidas hacia las políticas migratorias estadounidenses, tras la crisis humanitaria desatada por la decisión de Trump de separar a los menores inmigrantes de sus padres en la frontera.

Estados Unidos abandona el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

La decisión final del gobierno estadounidense ha sido anunciada y explicada en Washington por la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, y el secretario de Estado, Mike Pompeo. Ambos han sido muy críticos con el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Mientras la embajadora Nikki Haley ha llegado a decir que desde el Consejo se aplica una “implacable campaña patológica contra Israel” y que este organismo es “una cloaca de parcialidad política”, Pompeo calificaba de hipócrita la actitud del Consejo hacia Israel señalando lo siguiente:

“No dudamos que tuvo una visión noble, pero se ha convertido en un pobre defensor de los Derechos Humanos y, lo que es peor, en un ejercicio de hipocresía sin vergüenza”.

Una de las reclamaciones que había realizado el Gobierno de Donal Trump, era que se aplicase una reforma para evitar que los países que más incumplen los derechos humanos pudieran formar parte de este organismo. Desde la Administración estadounidense se señala sobre todo a naciones como Arabia Saudí, Cuba, China o Venezuela.