El gobierno de los EE.UU. impondrá sanciones a todos aquellos países que compren petróleo de Irán

La administración Trump informó ayer lunes que EE.UU. impondrá sanciones a todos los países, incluyendo aliados claves, que compren petróleo de Irán. El presidente estadounidense indicó que llevará acabo esta medida, una vez que expiren las excepciones de sanciones el próximo mes. Desde la Casa Blanca se emitió en la jornada de ayer el siguiente comunicado:

«El presidente Donald J. Trump decidió no renovar las Excepciones de Significativa Reducción cuando expiren a comienzos de mayo. Esta decisión tiene el objetivo de llevar a cero las exportaciones de petróleo de Irán, negando al régimen su principal fuente de ingresos».

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, anunció el fin de las exenciones temporales otorgadas el año pasado a ocho países y jurisdicciones que dependen, en gran medida, del petróleo iraní.

«Si no cumplen con esto, habrá sanciones. Vamos a ir a cero. Cualquier nación o entidad que interactúe con Irán, debe hacerlo con diligencia y actuar con precaución. Los riesgos simplemente no van a valer la pena».

EE.UU. impondrá sanciones a los países que compren petróleo de Irán

El fin de las exenciones es el último de una serie de medidas cada vez más frecuentes que pretenden obligar a Irán a elegir entre un cambio completo en su comportamiento y su política exterior, o un colapso económico.

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, ha sido el principal valedor del argumento de que las sanciones reimpuestas carecían de sentido, mientras se concedieran exenciones a algunos clientes.

En 2018, Mike Pompeo propuso una lista de demandas para que Irán cumpla si desea que se levanten las sanciones. Lo considera un requisito imprescindible para que Irán de un paso adelante y «actúe como un país normal».

Debe conceder más libertades civiles a los iraníes y no financiar a las milicias chiítas en la región. El objetivo es que no realice más pruebas con misiles balísticos y mantenga su infraestructura nuclear intacta. Hasta un 40% de los ingresos de Irán provienen del petróleo.