La dimisión de Abdelaziz Bouteflika como presidente de Argelia pone fin a 20 años de mandato

Argelia se enfrenta a una nueva era tras la dimisión del presidente Abdelaziz Bouteflika. Muchos se preguntan ahora qué sucederá con este país rico en gas, y aliado de Occidente en la lucha contra el terrorismo.

Se espera que el Consejo Constitucional de Argelia, integrado por 12 miembros, se reúna hoy miércoles para confirmar su marcha. La televisión nacional mostró a un frágil Bouteflika entregando su carta de renuncia al presidente del Consejo Constitucional, Tayeb Belaiz.

La Constitución de Argelia indica que si un presidente fallece o renuncia, el Consejo Constitucional deber confirmar la ausencia del líder y ambas cámaras del parlamento reunirse. El presidente de la cámara alta es nombrado como presidente interino durante 90 días, mientras se organizan las elecciones presidenciales.

El actual presidente de la Cámara Alta es Abdelkader Bensalah, un aliado de Bouteflika, al igual que el primer ministro. Los manifestantes que forzaron la dimisión de Bouteflika, buscan un cambio drástico de la élite política de Argelia. Desde hace tiempo se considera que esta es corrupta y reservada.

dimisión de Abdelaziz Bouteflika como presidente, Argelia nueva era

El presidente argelino presentó su dimisión a última hora del martes, poniendo fin a dos décadas de gobierno. Su renuncia llegó tras varias semanas de protestas masivas que llevaron a aliados clave a volverse contra él.

El líder enfermo de 82 años de edad renunció, poco después de que el jefe de Estado Mayor del ejército exigiera una acción inmediata para destituirlo de su cargo. El teniente general Ahmed Gaed Salah, fue uno de los pilares clave del gobierno de Boutelflika. Salah declaró lo siguiente al servicio de prensa oficial argelino: «No hay más margen para perder el tiempo».

La dimisión es una respuesta clara a cientos de miles de ciudadanos argelinos. Estos se manifestaron en las calles durante semanas exigiendo reforma política y transparencia. Muchos argelinos celebraron de forma masiva la marcha de Boutelflika. El veterano presidente guió al país desde una brutal guerra civil de los años noventa, hasta un período de relativa estabilidad plagado de corrupción y estancamiento.