Corea del Norte amenaza con una «respuesta correspondiente» a las maniobras militares conjuntas de Corea del Sur y EE.UU.

Corea del Norte amenaza con una «correspondiente respuesta», tras su malestar por las continuas maniobras militares conjuntas entre Corea del Sur y EE.UU. Las fuerzas armadas surcoreanas y estadounidenses han estado realizando maniobras aéreas conjuntas desde el pasado lunes. Pyongyang afirma que estos pasos simplemente obstaculizan el proceso de reconciliación.

Ayer jueves, en una declaración contundente del Comité del Norte para la Reunificación Pacífica de la Patria (CRPP), Pyongyang calificó de «actos de traición» los ejercicios conjuntos de ambas fuerzas aéreas.

Añadió que las maniobras van en contra de la «tendencia a la reconciliación en la península». Amenazan la «valiosa expectativa de paz, reconciliación y cooperación» entre las dos Coreas.

El comité, que supervisa los asuntos intercoreanos, también advirtió a las autoridades surcoreanas «que se comporten con discreción». Afirmaron que los ejercicios ponían en peligro los vínculos bilaterales entre el Norte y el Sur de la península coreana.

Corea del Norte amenaza con responder a las maniobras militares de Corea del Sur y EE.UU

Finalmente indicaron que esta «provocación militar» obtendría una «respuesta correspondiente». Los ejercicios conjuntos de la fuerza aérea surcoreana y estadounidense comenzaron el pasado lunes y duran dos semanas. Estas maniobras se planearon como una alternativa más discreta a los ejercicios anuales de Max Thunder, que suelen realizar Estados Unidos y Corea del Sur.

Es la continuación de un llamamiento hecho por Trump, tras su primera cumbre con Kim Jong-un en junio de 2018. En ella pidió que se suspendieran los «muy provocativos» juegos de guerra, después de que ambas partes llegaran a un acuerdo para apoyar la «desnuclearización completa» de la península de Corea. Desde entonces, varios ejercicios militares han sido cancelados o reducidos.

Sin embargo, las negociaciones fracasaron tras una segunda reunión entre los dos líderes en Vietnam a finales de febrero. En aquel entonces, ambos jefes de Estado se alejaron sin llegar a un acuerdo en medio de desacuerdos sobre el levantamiento de las sanciones a Pyongyang.