Tensión en la ciudad alemana de Chemnitz por manifestaciones antiinmigrantes

Manifestaciones antiinmigrantes en la ciudad alemana de Chemnitz

Miles de personas participaron en manifestaciones antiinmigrantes en la ciudad alemana de Chemnitz

Miles de personas se unieron a las manifestaciónes  antiinmigrantes en la ciudad de alemana de Chemnitz, tras el apuñalamiento mortal de un hombre hace unos días. Las tensiones raciales se extienden en las calles de esta localidad, días después de que una multitud atacara a varias personas que consideraron extranjeras. Las manifestaciones transcurrieron después de estallar una violencia racista, tras el arresto de un iraquí y un sirio como principales sospechosos.

Hace una semana se desataron brotes de violencia desencadenada tras el arresto de estos dos sospechosos, presuntamente implicados en el apuñalamiento de Daniel Hillig, ciudadano de origen cubano de 35 años. Tras las detenciones, la multitud atacó a varias personas que consideraron extranjeras, entre los que se incluían un afgano, un sirio y un búlgaro.

Las manifestaciones de ayer sábado, a las que se unieron unas 8.000 personas -según cálculos de la policía- terminaron pacíficamente, aunque en medio de una tensión palpable. Bajo la política de inmigración de la canciller alemana, Angela Merkel, más de un millón de inmigrantes y refugiados han entrado en Alemania desde el 2015.

Manifestaciones antiinmigrantes en la ciudad alemana de Chemnitz

Según los datos de la policía, alrededor de unos 4.500 partidarios de la extrema derecha de varios movimientos, incluido el partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD) y el movimiento anti-Islam PEGIDA (Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente), asistieron a las manifestaciones.

Muchos de los manifestantes corearon expresiones como “Merkel must go” y “We are the people” mientras ondeaban banderas alemanas.  Por otro lado, unas 3.500 personas se manifestaron en apoyo de la política de Merkel portando pancartas que decían; “Chemnitz no es gris ni marrón” y “Corazón en lugar de odio”.

El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas, respaldó en Twiter a quienes marchaban contra los partidarios de la extrema derecha:

“La Segunda Guerra Mundial comenzó hace 79 años. Alemania causó un sufrimiento inimaginable en Europa. Si una vez más la gente desfila hoy en las calles saludando a los nazis, nuestro pasado en la historia nos obliga a defender decididamente la democracia”.