Cinco niños rescatados de la cueva en Tailandia, faltan siete y el entrenador por rescatar

Cinco niños rescatados en la cueva de Tailandia

Cinco de los doce niños y el entrenador del equipo de fútbol, que habían quedado atrapados en una cueva de Tailandia, ya han sido rescatados

Tras ser rescatados los primeros cinco niños que habían quedado atrapados en una cueva de Tailandia, son siete niños y su entrenador los que aún permanecen atrapados desde hace ya 17 días. Las lluvias fuertes y esporádicas se suman a la dura tarea a la que se tienen que enfrentar los equipos de rescate desplazados hasta la zona. Es probable que las tormentas continúen al menos hasta este lunes, a medida que la temporada monzónica de Tailandia avance.

El gobernador de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn, afirmó ayer que los nuevos rescates se suspenderán durante 10-20 horas para permitir que los equipos de buceo descansen, y reabastecer el enorme complejo de cuevas de Tham Luang con oxígeno y otros equipos necesarios para la peligrosa salida. Osottanakorn no reveló la condición de los cinco niños rescatados, pero si afirmó el éxito del rescate de los primeros menores del equipo Wild Boars, mientras recibía los aplausos de todo los presentes en el lugar ubicado en la provincia de Chiang Rai (Norte de Tailandia).

“Después de 16 días de espera, podemos ver las caras de los Wild Boars. Ha sido más exitoso de lo que se esperaba y todos están felices”.

Ese aplauso resonó en todo el mundo, y las redes sociales se inundaron de comentarios sobre el heroico esfuerzo por salvar a los niños. El CEO de SpaceX, Elon Musk, quien ofreció su tecnología para ayudar en el esfuerzo, tuiteó lo siguiente:

“Continúen sorprendidos por la valentía, la resistencia y la tenacidad de los niños y el equipo de buceo en Tailandia. El carácter humano en su mejor momento”.

Cinco niños rescatados en la cueva de Tailandia

Narongsak agradeció al equipo de 90 trabajadores de rescate, más de la mitad de ellos de países de todo el mundo. Los niños fueron encontrados el pasado lunes por una pareja de submarinistas británicos. El gobernador había afirmado que el complicado rescate podría ser de 10 a 12 horas por cada niño, y que poder extraer a todos podría llevar días. Afirmó que, aunque no existía límite de tiempo para el rescate, su progreso dependería del clima y las condiciones dentro de la cueva. Un SEAL involucrado en los preparativos para el rescate falleció el pasado viernes, lo que da a entender los peligros que representan la misión. La mayoría de los niños no saben nadar, y dos buzos escoltaron a cada niño rescatado a través de la cueva.

En esa primera parte de la complicada misión, fueron rescatados primero los que en mejores condiciones estaban. Los niños fueron examinados por los médicos antes de ser transportados en ambulancia -algunos en helicóptero- al hospital Chiang Rai Prachanukroh, a más de 48 kilómetros de distancia. Los niveles de agua dentro de la cueva cayeron casi 31 cm el pasado sábado, y estaban en sus niveles más bajos desde que el equipo quedó atrapado. Los operarios de rescates caminaron por la cueva todo el camino hasta la “tercera cámara”, aproximadamente a 1,609 kilómetros de donde estaban los niños.

Antes del comienzo del rescate de los primeros niños, todos los medios de comunicación y el personal no esencial fueron retirados de la zona de la cueva a medida que los buceadores, los médicos y los militares comenzaron a desplazarse hasta el lugar.