El aumento de la violencia en la Franja de Gaza, podría  dar un impulso político tanto a Benjamín Netanyahu como a Hamás

El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu y la organización palestina Hamás, están saliendo reforzados por el aumento de la violencia en Gaza. Aunque Israel y Palestina pueden haber acordado un alto el fuego a primera hora de ayer lunes, los expertos no son muy optimistas de que esa tregua dure muchas semanas.

El pasado fin de semana se desató una de las rondas más intensas y mortales de combates entre las fuerzas israelíes y los militantes en Gaza, desde el último conflicto en 2014. El resultado fue la muerte de una veintena de personas en Gaza, tanto militantes como civiles, y de cuatro civiles en Israel.

Desde Gaza se dispararon casi  700 cohetes contra Israel, mientras que el ejército israelí atacó 350 zonas en la estrecha franja. A primera hora de ayer lunes, el grupo de militantes de Hamás que gobierna Gaza informó que se había alcanzado una tregua. Añadieron que el ejército israelí había levantado las restricciones de protección en el sur del país.

Sin embargo, los expertos aseguran que el choque podría dar un impulso político tanto al primer ministro israelí Benjamín Netanyahu como a Hamás. Estos últimos están considerados por Estados Unidos y la Unión Europea una organización terrorista.

Benjamín Netanyahu y Hamás, impulsados por el incremento de la violencia en Gaza

Según la opinión del escritor y analista político de la ciudad de Gaza, Muhsen Abu Ramadan, ninguna de las dos partes buscan una guerra total. Sin embargo, están utilizando la violencia incrementada para lograr sus propios objetivos específicos:

“Hamás no quiere una guerra. Quieren utilizar herramientas militares para demostrar que tienen poder y como táctica para levantar el bloqueo”.

Ramadán hacía referencia al bloqueo terrestre, marítimo y aéreo que Israel impuso en la Franja de Gaza después de que Hamás asumiera el poder. Por otro lado, según Ramadán, Netanyahu está utilizando la violencia para reforzar sus credenciales como un líder sólido, mientras trata de formar una nueva coalición de gobierno tras las elecciones del mes pasado.