Al menos 49 muertos en ataques terroristas contra mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda

49 muertos en ataques terroristas contra mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda

Decenas de personas fallecen en ataques terroristas contra mezquitas en la ciudad de Christchurch, Nueva Zelanda

Dos mezquitas de Christchurch, ciudad ubicada en Nueva Zelanda, recibieron ataques terroristas en la madrugada de este viernes. El tiroteo más mortífero tuvo lugar en la mezquita de Al Noor, ubicada en el centro de la ciudad. Al menos 49 personas han fallecido en esos tiroteos masivos en dos mezquitas llenas de gente, que asistían a las oraciones del viernes en Nueva Zelanda.

Hasta el momento han sido detenidas cuatro personas, tres hombres y una mujer, y varios artefactos explosivos improvisados amarrados a vehículos ya han sido asegurados. Además de los fallecidos, otras 48 personas resultaron heridas.

La Primera Ministra Jacinda Ardern fue la persona que confirmó que 40 personas habían fallecidos tras estos atentados. Esto es lo que dijo en una declaración ante los medios de comunicación:

“Está claro que esto sólo puede describirse como un ataque terrorista. Es sin duda uno de los días más oscuros de Nueva Zelanda”.

49 muertos en ataques terroristas contra mezquitas en Christchurch, Nueva Zelanda

Las imágenes difundidas por medios sociales, parecen mostrar a un pistolero en vivo mientras entraba a una mezquita con su arma desenfundada. Los testigos dijeron que el tiroteo en la mezquita de Al Noor duró 20 minutos, con el pistolero yendo de habitación en habitación. Aunque ya han sido detenidos tres hombres y una mujer, la policía ha informado que puede haber otros agresores en libertad.

Uno de los sospechosos arrestados es un ciudadano australiano, según confirmó el Primer Ministro de Australia, Scott Morrison. Grandes zonas de Christchurch fueron puestas en aislamiento después de los tiroteos, incluidas las escuelas. La policía está empezando a levantar gradualmente estas restricciones.

Se ha recomendados a las mezquitas de todo el país que cierren sus puertas. Se ha advertido a los fieles que no las visiten hasta nuevo aviso. La policía sigue tratando el incidente como si estuviera en curso. Se sigue instando al público a que permanezca en sus casas.