Los aliados conservadores de Merkel pierden la mayoría en las elecciones de Baviera

De izquierda a derecha; Markus Soeder, el Primer Ministro del Estado de Baviera y el principal candidato del partido conservador Unión Social Cristiana para las elecciones regionales en Baviera; el Canciller austriaco Sebastian Kurz y el Ministro del Interior alemán Horst Seehofer. Los tres en un mitin electoral final en Munich.

Aunque ganan las elecciones, los aliados conservadores de Merkel han perdido la mayoría absoluta en Baviera

Los aliados conservadores de Angela Merkel, la Unión Social Cristiana (CSU), ganan las elecciones en Baviera pero pierden la mayoría absoluta. Esto supone su peor resultado electoral desde hace algo más de seis décadas. Casi con toda probabilidad, el resultado pasará aún más factura al gobierno de coalición en Alemania.

Según los resultados preliminares, la Unión Social Cristiana consiguió el 37,2% de los votos. Sin embargo pierden la mayoría absoluta en el próspero estado ubicado en el sureste de Alemania. Esa mayoría la había mantenido casi ininterrumpidamente desde la Segunda Guerra Mundial. El número de votos para el CSU cayó por debajo del 40% por primera vez desde mitad de la década de 1950.

Markus Soeder, primer ministro de Baviera, calificó el resultado como un “día complicado” para la CSU. Sin embargo dejó claro que su partido tiene un mandato claro para configurar gobierno.

Cabe destacar el ascenso del partido ecologista, pro-inmigración Verde, que casi duplicó el número de sus votantes en un 17,5%. Lo hizo a costa del Partido Socialdemócrata (SPD). Estos perdieron su posición como la segunda fuerza más importante, reduciendo sus votantes a la mitad hasta el 9,7%.

De izquierda a derecha; Markus Soeder, el Primer Ministro del Estado de Baviera y el principal candidato del partido conservador Unión Social Cristiana para las elecciones regionales en Baviera; el Canciller austriaco Sebastian Kurz y el Ministro del Interior alemán Horst Seehofer. Los tres en un mitin electoral final en Munich.

Horst Seehofer (Ministro del Interior alemán) y Markus Soeder, lideres del CSU, culpan a la política de refugiados de Merkel de la perdida de la mayoría. Creen que este tipo de política ha creado una sensación de inestabilidad en el estado de Baviera.

La crisis de los refugiados, y las diferencias entre Seehofer y Merkel sobre cómo controlar la frontera de Alemania, han debilitado casi por completo la frágil alianza política.