Al menos 47 personas han fallecido tras la explosión de una planta química en la ciudad de Yancheng, China

El número de muertos en una explosión en una planta química en el este de China ha aumentado a 47, con otras 90 personas gravemente heridas según el gobierno local. Otras fuentes indican que los heridos podrían llegar a 600 personas. La explosión ayer jueves en la planta química de Tianjiayi -en la ciudad de Yancheng- es uno de los peores accidentes industriales de China en años.

Casi 1.000 personas del área han sido trasladadas a un lugar seguro como precaución contra fugas y explosiones adicionales. Así lo informó el gobierno de la ciudad en una declaración publicada en su microblog oficial.

Ventanas de edificios ubicados en una franja de hasta 6 kilómetros, volaron por los aires por la fuerza de la explosión. En la declaración del gobierno de la ciudad, se indica que 3.500 trabajadores médicos en 16 hospitales habían sido movilizados para tratar a los heridos.

Decenas de heridos permanecen en condiciones críticas. La causa de la explosión sigue siendo objeto de investigación.

47 personas muertas tras una explosión en una planta química en China

Los accidentes industriales en China son frecuentes

China sufre accidentes industriales frecuentes. Eso, a pesar de las órdenes del gobierno central para mejorar la seguridad en fábricas, centrales eléctricas y minas. En el año 2015, China ya sufrió uno de los peores accidentes industriales. Ocurrió en un almacén de productos químicos en la ciudad portuaria de Tianjin. El accidente causó la muerte de 173 personas, la mayoría de ellas bomberos y agentes de policía.

El pasado mes de noviembre, al menos 22 personas murieron y decenas de vehículos fueron destruidos en otra explosión. Esa vez, en las afueras de una planta química en la ciudad nororiental de Zhangjiakou. En esta ciudad se celebraran las competiciones en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022.

El presidente Xi Jinping se encuentra en Italia de visita de Estado. Según indicó la televisión estatal, ha ordenado todos los esfuerzos para atender a los heridos y “mantener seriamente la estabilidad social”.