Marta Robles, periodista y escritora, no ha dejado de sentir “el veneno en las venas”

La periodista y escritora Marta Robles no ha dejado de sentir

La escritora y periodista se consolida como autora de novela negra

La periodista y escritora Marta Robles no ha dejado de sentir “el veneno en las venas”. Después de escribir la historia de su detective Tony Roures, excorresponsal de guerra, trajo grandes alegrías para Marta Robles.

Esta historia de la mala suerte gira en torno a la desaparición de Lucía Peña, una joven de 18 años a la que se le pierde la vista en Mallorca una noche de verano.

A medida que pasan los años, cada vez son más las personas que creen que está muerta pero no su madre, Amanda. Ella tiene la sensación de que su hija está viva. Por ello decide contratar a Tony Roures, el detective que ya nos presentó la escritora en ‘A menos de cinco centímetros’. Sus indagaciones le harán destapar muchos secretos de estos personajes.

Marta Robles reconoce: “Soy una mujer muy intensa”

A través de sus historias, Marta Robles indaga en temas como los malos tratos, la violencia machista, el miedo al qué dirán, o la hipocresía. «Soy una mujer muy intensa, muy comprometida con todos mis personajes. Pero Roures es parte de mí, por lo menos tiene esa adicción a la lealtad que yo también creo que tengo», confesaba Marta en una entrevista para el Diario de Navarra.

El título de su novela, ‘La mala suerte’, no hace justicia a la vida de la periodista y escritora. Más de tres décadas en el mundo de la comunicación avalan la solvencia de Marta Robles como periodista. A lo largo de los años ha trabajado para Antena 3, Canal Sur, Telemadrid o DKISS. Además de para medios como Woman, Elle o XL Semanal.

La vida familiar de Marta Robles

Un rostro muy conocido al que sumar su faceta como autora. Quizás su parte más desconocida pero que también le ha dado grandes alegrías. Ha escrito siete libros de no ficción como ‘El mundo en mis manos’ o ‘Madrid me Marta’. Además de ocho novelas como Las once caras de María Lisboa, Luisa y los espejos, con el que obtuvo el Premio Fernando Lara de Novela, y Obscena.

Más allá de lo profesional, la escritora disfruta de una gran estabilidad sentimental. Marta Robles presume de sus tres hijos: Ramón, de 22 años y que se prepara para ser actor, nacido de su matrimonio con Ramón Langa; y Miguel, de 14 años, y Luis, de 11. Los últimos nacidos de su unión con Luis Martín de Bustamante.

 “Me pusieron etiquetas contra las que he tenido que luchar siempre”

Desde que comenzara la prácticas en la facultad, la escritora revela que siente “el veneno en las venas” de una profesión en la que por desgracia aun existe desigualdad entre las mujeres y los hombres.

“Llevo escribiendo toda la vida y presentándome a concursos literarios desde que era una niña. En cuanto al periodismo, entré en la facultad empujada por mi primer novio, que me convenció de que tenía dotes para la comunicación. Pero desde que empecé la carrera se me metió ese veneno en las venas que nunca ha vuelto a salir; por eso sé que, aunque pueda llegar el día en que solo me dedique a la literatura, nunca dejaré de ser periodista”

Teniendo en su haber ya 16 libros a sus espaldas, Robles es una de las pocas periodistas y escritoras reconocidas en nuestro país quien ya cuenta con un TP de oro, el Premio Nacional de Comunicación o el Fernando Lara de Novela y diversos galardones que sellan una trayectoria exitosa que en un principio también tuvo sus dificultades.

” Las mujeres entonces no lo teníamos fácil. A mí me estigmatizó mucho ser rubia, mona y pertenecer a una familia de clase media, que me había proporcionado una educación de pago. Me colocaron una serie de etiquetas contra las que he tenido que luchar durante toda mi carrera. A los hombres no les pasaba entonces y tampoco ahora”.

El último libro de la Robles es una novela negra que habla de la trata de mujeres ‘La chica a la que no supiste amar’. Hace reflexión sobre la cara oculta de la sociedad respecto a este tema, donde se incluye los negocios turbios de gente normal que se lucra de ello.

La periodista y escritora Marta Robles no ha dejado de sentir "el veneno en las venas"