Un jefe de la prisión de Lledoners expedientado por la Generalitat por no dar un “trato de favor” a Jordi Cuixart

Jordi Cuixart, presidente de Omnium Cultural

El funcionario será trasladado de cárcel debido a sus intentos por “acabar con el trato de favor”

La Generalitat ha abierto un expediente disciplinario al jefe de servicios de la cárcel, responsable de su seguridad y su funcionamiento. La razón oficial es la de desobedecer  la orden de una superior, la subdirectora de tratamiento de Lledoners, Gema López.

Sin embargo, el propio funcionario, según indica en el informe en el que pide amaparo a la directora del cenro,  denuncia que quieren echarle de Lledoners debido a sus intentos por “acabar con el trato de favor” hacia los presos del procés.

Dicho funcionario ya había denunciado en el 2018, que se le permitiera a Jordi Sánchez celebrar su cumpleamos en prisión. Desde ese momento, según indica en su informe, controlan todos sus movimientos  “hasta el absurdo”. Incluso, tanto la subdirectora de tratamiento, Gema López como el gerente buscar cualquier motivo para expedientarlo.

El funcionario se negó a ponerle un guardaespaldas a Cuixart

El pasado 12 de septiembre Jordi Cuixart acudía a un taller de cerámica dentro de la cárcel al que también asistía un preso peligroso. Ante esta situación, Gema López la subdirectora le pide al funcionario que  “una de las cámaras con visualización permanente” siguiera al recluso peligroso, a lo que éste se negó.

En cambio, el funcionario relata en su informe que, antes que la opción de la cámara, la subdirectora le reclamó “que enviase a un funcionario a vigilar” al interno, a lo que él contestó que no le parecía adecuado. “La subdirectora quería un guardaespaldas para asegurarse de que a Jordi Cuixart no le iban a tocar un pelo“.

“Están purgando a los incómodos”

El funcionario defiende en su escrito que la la subdirectora de tratamiento carece de competencia para darle órdenes en materia de seguridad. Lamenta el funcionario que “en 28 años de servicio” ha desarrollado sus funciones “en cinco centros penitenciarios diferentes” y “nunca” he estado expedientado.

Escribe el funcionario “Que dos miembros del equipo directivo manifiesten su intención de echarme de Lledoners utilizando la vía del expediente disciplinario, por antipatías personales o porque intento acabar con el trato de favor y las desigualdades entre presos, no es de recibo”.

Parece ser que la reiterada negativa del jefe de servicios a tragar con el trato privilegiado a los presos del “procés”, es lo que explica la investigación interna,  “Están purgando a los incómodos“, afirman, ante la inminente publicación de la sentencia que presumiblemente condenará a los acusados a penas de prisión.

Jordi Cuixart, presidente de Omnium Cultural