Un juez ordena levantar una baldosa de un Mercadona para resolver el caso de la desaparición de María Piedad García Revuelta

María Piedad García Revuelta desapareció sin rastro tras acudir a una cena de Navidad a la que también acudió su ex novio, Javier Sánchez-Toledo, que se ahorcó tres dias después de esa cena

Un juez del Juzgado número 5 de Móstoles, en Madrid, ha aceptado levantar una baldosa en el supermercado donde trabajaba la desaparecida, María Piedad García Revuelta y su ex novio, Javier Sánchez-Toledo. Se trata de un supermercado de la empresa valenciana Mercadona situada en Boadilla del Monte y que ya se habrían puesto a disposición de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para así facilitarles las labores de investigación.

El titular del juzgado ha admitido a trámite un total de 16 nuevas diligencias realizadas por la familia de la desaparecida. Según han indicado fuentes de la Guardia Civil a la agencia EFE, ya han recibido la notificación judicial, pero se desconoce la fecha en la que se llevará a cabo el registro en dicho supermercado, ubicado en la Avenida del Infante.

Por lo de pronto, la orden judicial sólo autoriza el levantamiento de una baldosa, según han confirmado desde la empresa valenciana. La joven María Piedad García Revuelta de 32 años, desaparecía en diciembre de 2010, tras acudir a la cena de empresa de Mercadona que realizan por Navidad. Su ex pareja, Javier Sánchez-Toledo, que entonces contaba con 38 años, también había asistido a la cena y se ofreció a llevarla a casa, donde vivía con un hijo de ambos de ocho meses, y con otro hijo de 9 años de una relación anterior.

La mujer nunca llegó a su casa, mientras que Sanchez-Toledo aparecía ahorcado tres días después de la cena de Navidad, en una torre de alta tensión, en San Lorenzo de El Escorial. Sanchez-Toledo realizaba labores de mantenimiento en el supermercado, y hacía 5 años, dos baldosas del supermercado, ya dieron positivo en restos de sangre, aunque pertenecía a la ex pareja de Piedad.

Éste había asegurado en su día, que se había cortado con una radial. El criminólogo contratado por la familia de la joven, con la ayuda de su letrada, ha logrado reunir pruebas suficientes para al menos levantar una baldosa. La Guardia Civl ya trató de localizar a la joven realizando catas en el Río Guadarrama, haciendo numerosas batidas por la Rea de Palancar, incluso  cribando la basura del vertedero de Pinto, pero sin resultados.

María Piedad García Revuelta y Javier
María Piedad García Revuelta y su ex pareja y principal sospechoso, Javier Sanchez-Toledo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here