Hallado el cadáver de Gabriel Cruz en el coche de Ana Julia, pareja del padre del niño

Ana Julia Quezada
Ana Julia Quezada

Ana Julia Quezada, pareja del Ángel Cruz, padre de Gabriel Cruz Ramírez, fue detenida en el momento que trataba de trasladar el cadáver del niño tras sentirse cercada por la Guardia Civil

Nadie de su entorno parecía sospechar que Ana Julia Quezada, pareja de Ángel Cruz, padre del niño que toda España ya conoce como ‘Pescaíto‘, Gabriel Cruz Ramírez, pudiera ser la principal sospechosa de de la desaparición, y ahora de su muerte, tras el hallazgo de su cadáver en el maletero de su vehículo.

La Guardia Civil detenía ayer domingo a Ana Julia, tras ser sometida a un estricto seguimiento los últimos días. Y es que desde el hallazgo de la camiseta que ella misma había encontrado, se había convertido en la principal sospechosa de la desaparición del menor. Agentes del Instituto Armada le tendían una trampa a Ana Julia: le pidieron que los acompañara a una zona llamada El Cuarenta, donde la familia paterna del menor desaparecido posee una casa en Rodalquilar y de la que ella tenía llaves.

La Guardia Civl sospechaba que ella tenía el niño en dicha zona, en los alrededores, vivo o muerto, y querían forzar un error de Ana, por lo que le comentaron que había una cámara de seguridad que había grabado a un vehículo familiar, y que la zona sería registrada en breve.

Ana Julia Quezada
Ana Julia Quezada, principal sospechosa de la muerte de Gabriel Cruz Ramírez

Así fue, Ana cayó en la trampa y la mañana del domingo decidía trasladar el cadáver del pequeño Gabriel. Lo que ella ignoraba es que estaba siendo vigilada de cerca. Al llegar a su casa, que compartía con Ángel, en Puebla de Vícar, a unos 70 kilómetros de Hortichuelas, unos agentes de paisano se apresuraban a detenerla y registrar su vehículo. Los presagios fueron los peores: el cadáver del pequeño Gabriel se encontraba en su maletero envuelto en mantas y barro.

Algunos agentes rompían a llorar abrazados y otros, impotentes, golpeaban las ventanillas de sus coches. La detenida gritaba mientras la esposaban: “No he sido yo. ¡Esta mañana no he cogido el coche!“, a lo que el agente que la dentera le respondía, “Cállate“, al pensar que la habían estado siguiendo durante días. Posteriormente fue trasladada a la Comandancia de la Guardia Civil donde aún no ha confesado.

detención ana julia
Momento de la detención de Ana Julia Quezada

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here