Encontrados en una cueva los cadáveres de la mujer y su hijo de 10 años desaparecidos en Tenerife

Este miércoles se localizaban los cadáveres de la mujer y su hijo de 10 años desaparecidos en Adeje, Tenerife. El marido se encuentra detenido como principal sospechoso

Los cuerpos de la mujer y su hijo de 10 años, Silvia y Jacob, que se encontraban desaparecidos en Tenerife, han sido encontrados en el interior de una cueva en la zona rural, concretamente en el barranco del Burro y el barranco del Infierno, en Adeje. Los cadáveres tenían graves traumatismos que pudieron ocasionar sus muertes. Este dato será esclarecido tras la realización de las autopsias en el Instituto de Medicina Legal de Santa Cruz de Tenerife.

Los hechos se conocían cuando el martes sobre las 17:00 de la tarde, encontraban un niño de unos 5 años perdido y estado de shock, en La Quinta, una zona en la que viven muy pocas personas. El niño contó que su padre agredió a su madre y a su hermano en algo parecido a una cueva.

Como el menor sólo hablaba alemán, los vecinos de La Quinta buscando a alguien que hablara el idioma. Finalmente una vecina de origen belga pudo traducir lo que el niño decía y rápidamente avisaron a las autoridades. En ese momento la policía recababa información sobre la situación familiar del niño de 5 años. Según el relato del niño, su madre él y su otro hermano mayor de 10 años, se trasladaron a la isla canaria para visitar a su padre, todos de origen germano.

La familia salió a pasear por la zona rural, y en un momento de arrebato, el padre comenzó a golpear a la mujer de 39 años. El menor de 5 años aprovechó la distracción de su padre para salir corriendo. La vecina de origen belga dio cobijo en su casa al niño y ya está bajo  tutela judicial.

El marido y padre de los niños, único sospechoso

El único detenido sospechoso de ambas muertes es el padre de los menores y marido de la fallecida, Thomas de 43 años, quien fue encontrado en su vivienda con claros signos de violencia que encajarían con el forcejeo que relataba el niño de 5 años. El hombre alemán sólo ha indicado que se hizo las heridas durante una caída cuando daba un paseo con su familia.