El Fiscal pide 7 años para dos sanitarios que presuntamente violaron a una paciente en la ambulancia

violacion ambulancia
FOTOGRAFIA: JOAN CORTADELLAS

Carmen, relataba durante el juicio, visiblemente nerviosa: “Me desperté tumbada en la camilla de la ambulancia con un pene en la boca y otra en la vagina”

La Audiencia de Barcelona juzga a dos trabajadores de ambulancia por abusar sexualmente de una paciente que se encontraba en estado de inconsciencia, mientras era trasladada al hospital. La Fiscalía ha solicitado para los dos acusados, 7 años de prisión, quienes han negado los hechos ocurridos en la ambulancia, alegando que la víctima sufre un trastorno mental. 

La ambulancia estuvo estacional en la esquina de la avenida Josep Tarradellas con la calle Viladomat, en Barcelona, a las 2 de la madrugada el día 21 de agosto de 2015, durante 14  minutos, única prueba incriminatoria para los dos acusados. La mujer no presentaba ningún indicio de lesión en la vagina, ni roces en las piernas.

La vícitma, Carmen, se había desmayado entre Josep Tarradellas y la calle Numancia, debido a la mezcla, posiblemente, del alcohol y la medicación que la mujer tomaba. Los Mossos la socorrieron en un primer momento y alertaron a la ambulancia que la reanimaron al tener la tensión baja. Momentos después quisieron llevarla al Hospital del Sagrar Cor, pero nunca llegaron al recinto. Las versiones de los técnicos sanitarios y de la víctima, a partir de aquí, se contradicen.

Según la versión de los acusados, Antonio R. y Roberto O., asistieron a la paciente y la idea era llevarla al Hospital, pero la mujer recobró la consciencia y quiso marcharse. Uno de los acusado quiso convencerla, pero al negarse, llamó a sus jefes y estos les ordenaron que la paciente debía firmar el alta voluntaria. Por este hecho, la ambulancia estuvo parada en la esquina de la avenida Josep Tarradellas con la calle Viladomat, durante 14 minutos. 

La versión de Carmen, la víctima: “Perdí el conocimiento. Me desperté cuando estaba tumbada en la camilla de la ambulancia con un pene en la boca y otro en la vagina. No recuerdo sus caras, pero si sus voces. Ellos me dijeron que no pasaba nada. Les dije: ‘Si que pasa, me estáis violando’, Pedía que me dejara marchar“. Finalmente aseguró que tuvo que firmar el alta para que la dejaran marchar de la ambulancia. “Salí en estampida, sin mirara hacia atrás“.

violacion ambulancia

FOTOGRAFIA: JOAN CORTADELLAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here