La búsqueda del cuerpo se tendrá que hacer en tres plantas de procesado de residuos y dos grandes vertederos

No será nada fácil dar con el cuerpo de Marta Calvo, ya que Jorge Ignacio P.J. ha montado un escenario como si de una película se tratara. Después de que éste se entregara ayer a la Guardia Civil, confesaba que había descuartizado a la joven valenciana, que había desaparecido el pasado 7 de noviembre.

El detenido, tuvo la ‘sangre fría’ de descuartizar a la chica y meterlo en bolsas de basura para posteriormente ir tirándolo a diferentes contenedores en diferentes lugares. Los fue depositando en contenedores de Manuel, Carcaixent y Silla, recorrido que, según fuentes de la investigación, coincide con los datos de localización del móvil del que Jorge Ignacio quiso deshacerse a la vez que de su vehículo.

El detenido declara que la joven falleció en un juego sexual con consumo de cocaína

Marta Calvo tenía una cita con Jorge Ignacio para un encuentro sexual pero la investigación trata de corroborar si, tal y como ha confesado el detenido, consumieron drogas en un juego sexual y Marta murió por ello, algo que asustó a Jorge y tomó la decisión de descuartizarla para deshacerse de su cadáver.

Jorge Ignacio, ya había sido investigado por el fallecimieto de una prostituta en valencia por sobredosis, pero el caso fue archivado. En este caso, parece que Jorge fue el último cliente que estuvo con ella, consumieron cocaína y salió apresuradamente del local al verla indispuesta. La muerte se produjo días después en el hospital y se confirmó que fue fruto del consumo.

La doble vida del descuartizador confeso de Marta Calvo

Jorge tenía dos caras, por un lado, el chico deportista que corría maratones, estudiaba en la universidad y  se mostraba encantador con sus vecinos, por lo que nadie pudo sospechar que estuviera tras la desaparición de la joven.

Pero Jorge ocultaba un lado oscuro. Estuvo en la cárcel en Italia por narcotráfico y en España fue investigado por la muerte de una prosittuta el pasado mes de abril. Además, llevaba un alto nivel de vida aunque no tenía ningún oficio conocido. Los investigadores creen que se seguía dedicando al tráfico de drogas.

El descuartizador de Marta Calvo repartió su cuerpo por diferentes contenedores de basura
MARTA CALVO Y JORGE