Doble parricidio de Godella: la madre sigue ingresada y Gabriel no aclara su participación en la muerte de sus hijos

maria y Gabriel
Gabriel Carvajal y María Gombau

Gabriel Salvador Carvajal, padre de los niños asesinados en Godella, ingresa en prisión tras no aclarar su participación en el doble parricidio

Gabriel Salvador Carvajal, de origen belga, y padre de los menores asesinados en Godella, era trasladado la tarde de ayer al área de enfermería del centro penitenciario de Picassent, después de haber comparecido ante el juez, acogiéndose a su derecho de no declarar, al igual que hizo su pareja y presunta autora de las muertes, María Gombau.

Gabriel, siguiendo los consejos de su letrada, mantuvo el silencio, por lo que se desconoce el grado de implicación del padre de los menores.

María, la madre de los Amiel de 3 años y de Ixchel de sólo cinco meses, sigue ingresada en la Unidad de Psiquiatría del Hospital de Liria, donde se encuentra desde que el pasado viernes se la trasladó hasta el centro para ser sometida a una exploración psiquiátrica.

Brote psicótico

Como ya publicaba el diario Levante-EMV, en un primer análisis por parte de los psiquiatras, determinaron que la madre tuvo un brote psicótico esquizofrénico, que hizo que golpeara hasta la muerte a sus dos hijos.

La joven de 27 años, que está acusada de acabar con la vida de Ixchel y de Amiel el pasado miércoles, puede ser declarada inimputable, ya que según adelantaba el forense que analizó su conducta, manifestó en repetidas ocasiones que “Dios me ordenó matarlos

maria y Gabriel
Gabriel Carvajal y María Gombau

María Gombau: “Dios me ordenó matarlos

Hoy se desplazaron, hasta el Hospital donde se encuentra María ingresada, el juez de Instrucción nº 4 de Paterna, junto al resto de la comisión judicial. ‘In situ’ le tomarán declaración para tratar de determinar los hechos ocurridos.

Según el testimonio de dos amigas de la pareja, una de ellas fue la última que vio a los niños con vida,  Gabriel habría ejercido una mala influencia en María, a quien trataba de “aislarla“. Así mismo revelaron ante el juez que el padre de los niños ejercía una fuerte “manipulación mental” sobre ella.

Las jóvenes aprovecharon para incidir en que Gabriel habría estado maltratando a su hijo mayor, Amiel, porque sentía “celos“.

Gabriel Salvador Carvajal de 27 años, también fue sometido a un análisis psiquiátrico en los juzgados de Paterna, para saber si también puede ser inimputable, como le ocurre a su pareja, María.

Según la versión inicial de Gabriel, que más tarde no quiso confirmar ni ante el grupo de Homicidios que lleva el caso, ni ante el juez: el jueves por la mañana vio a María manchada de sangre y le preguntó por los niños.

Ésta le confesó que los había matado, a lo que él le respondió con una bofetada. Ella salió corriendo a la calle, medio desnuda, y se escondió en un bidón. Posteriormente fue localizada por un perro de la Guardia Civil, a sólo 1 kilómetro de la caseta Okupa de Godella.

Tras detener a los presuntos sospechosos y someterlos a interrogatorios, agentes del Grupo de Homicidios de la Guardia Civil, lograba ganarse la confianza de María: Ésta confesaba el lugar donde había enterrado a sus dos hijos.