Ángel Boza, miembro de ‘La Manada’, vuelve a prisión por robar unas gafas de sol

ángel boza

Ángel Boza, el más joven de ‘La Manada’, vuelve a prisión después de cometer un robo de unas gafas de sol

Ángel Boza, el miembro más joven de ‘La Manada‘ ha vuelto a prisión después de haber cometido un delito de hurto con violencia de unas gafas de sol. El joven que ya ha sido acusado, junto con los demás miembros de la Manada, a 9 años de cárcel, por la agresión sexual durante los San Fermines de 2016 a una joven madrileña, ya había cometido con anterioridad un delito de iguales características y por el que fue condenado a 23 meses de prisión.

Boza ingresaba en prisión este jueves por la noche, por orden del juez de guardia Sevilla, en la que estará incomunicado y no tendrá fianza, tal y como requería la Fiscalía. el delito que se le imputa es el de robo con violencia, castigado por el código Penal con entre 3 y 5 años de cárcel.

El joven declaraba ante el juez de juez sobre el robo de las gafas de sol y agresión a dos guardias de seguridad, pero negó todos los hechos, a pesar de que las cámaras de seguridad grabaron al joven cometiendo dicho delito. Boza llegó a explicarle al juez, que fueron los guardias de seguridad del Centro Comercial, ubicado en Sevilla, quienes se le echaron encima y “golpearon su coche”, cuando se disponía a abandonar el parking del establecimiento. Ante las pruebas irrefutables del juez, el joven reconoció el robo de las gafas, pero negó que quisiera atropellar a los guardias de seguridad.

El atestado de la policía no deja lugar a dudas. Según informaba el portavoz de la policía nacional, Boza se interesó por unas gafas de sol valoradas en 200 euros. En un descuido, el joven dio el cambiazo por unas suyas y quitándoles la alarma, salió con las gafas de sol robadas con dirección al parking. Lo que desconocía el miembro más joven de la Manada, es que había cámaras grabando y los guardias de seguridad lo siguieron. Ya en el aparcamiento, el joven trató de huir de los guardias, invadiendo el carril contrario y arrollándolos a su paso, quedando heridos en un costado y en una mano.

ángel boza