Ana Julia cavó un hoyo antes de asesinar a Gabriel para esconder su cuerpo

ana julia quezada cruz
Ana Julia Quezada Cruz

El Juez Rafael Soriano, titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, ha manifestado “una malvada voluntad” de la acusada “dirigida especialmente a asegurar la comisión del crimen”

La autora confesa de Gabriel Cruz Ramírez, Ana Julia Quezada Cruz, “expresó su deseo de deshacerse del cuerpo del niño en un invernadero“. Esto es lo que recoge el auto redactado por el magistrado del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, Rafael Soriano. El auto también adjunta que la detenida habría cavó un hoyo en la finca a la que llevó al menor, en Rodalquilar, antes de asfixiarlo “con sus propias manos hasta causarle la muerte“, según apunta ‘El Periódico’.

El magistrado asegura que las pruebas que existen contra Ana Julia “son abrumadoras“, y que “Resulta presuntamente incuestionable la participación de la detenida Ana Julia Quezada en la muerte del menor y se infiere una malvada voluntad dirigida especialmente a asegurar la comisión del crimen”.

Además de todas las pruebas que se ha podido recoger durante la investigación por los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, tanto el juez como los investigadores ha coincidido en la premeditación del asesinato de Gabriel. Ana Julia desnudaba el cuerpo del pequeño y los trasladaba al jardín, donde previamente habría hecho un hoyo con una pala, para enterrarlo a continuación. Esto indica un clara preparación de un macabro plan para atentar contra la vida de Gabriel Cruz y tan sólo improvisó el traslado del cadáver cuando se vio acosada por la Guardia Civil.

El juez señala la frialdad y falta de sentimientos de Ana Julia, quien trató de buscarse la coartada perfecta: “Se mantuvo en el cortijo de Rodalquilar haciendo unas tareas de pintura que le sirvieran de coartada, para posteriormente trasladarse a Las Hortichuelas y, sin reconocer el crimen cometido, dar una falsa apariencia de preocupación por la desaparición y suerte del niño, engaño que mantuvo a lo largo de los días, aumentándolo hasta el punto de colocar ella misma una prenda del menor en el monte”.

El juez ha querido dejar registrado en el auto, el audio de la autora confesa del crimen cuando desenterraba el cadáver y lo introducía en le vehículo. Momento en el cual vertía todo tipo de “expresiones vejatorias contra el menor“, cosa que acrecienta las “pruebas que la incriminan en el delito y revelan además, una falta de humanidad, que ella misma ha calificado que, de ser ciertas, sería de pura crueldad

ana julia quezada cruz
Ana Julia Quezada Cruz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here