Amputan “por un error” médico la pierna de un bebé prematuro en Castellón

v

El bebé prematura nació en perfecto estado pero a los 28 días, comenzó a sentirse mal en la incubadora

La presidenta del Defensor del Paciente, Carmen Flores, ha enviado un escrito a la Fiscal Superior de Valencia, María Teresa Gisbert, para que se investigue lo que ha calificado de un ‘error de bulto‘, en el que un bebé prematuro ingresado en el Hospital General de Castellón, tuvo que ser amputado por debajo de la rodilla, además de haberle administrado un fármaco caducado.

Carmen Flores pide que se esclarezcan los hechos para “depurar responsabilidades” penales al responsable de haber dejado a un bebé prematuro con una pierna amputada con una discapacidad de más del 80%.

Según relata en la carta; Gerard es un niño fecundado in vitro, que a las 23 semanas de gestación, la madre comenzó a perder líquido amniótico por lo que tuvo que ser ingresada de urgencia en el Hospital de Castellón. Fue en la habitación del hospital, cuando la pediatra jefe de la UCI de neonatos le comunicó “si el bebé lo sacáramos ahora mismo, el hospital no haría nada para luchar por su vida puesto que sería demasiado prematuro

Fue a las 25 semanas cuando la madre ya no tenía líquido amniótico y tuvo que ser sometida a una cesárea de urgencias para salvar la vida del bebé. Gerard nació pesando 880 gramos y sin complicaciones. La única complicación era las propias de un bebé prematuro, pero según aseguraron los padres: “era prematuro pero nació bien”.

Cuando se encontraba en la incubadora y estable, “nos mandaron salir a toda prisa de la habitación“, relatan los padres. “Estuvieron durante dos días pinchando en las femorales al bebé, buscando una vía central. Cuando nos dejaron entrar vimos que mi hijo tenía ls pierna morada“.

La pierna cambió de color morado a negro

Según el testimonio de la madre, le pregunto a los pediatras qué le pasaba en la pierna a su hijo y ellos le contestaron: “Nos hemos equivocado“, revelando que el pinchazo en la pierna derecha lo “hicieron mal“. Sólo tuvo que pasar unos 7 días para que la pierna cambiara de color morado a negro, pero se encontraba tapada por lo que no lo descubrieron hasta que el Cirujano vascular visitó a bebé.

Primero nos dijeron que habría que amputarle sólo las puntas de los dedos del pie, pero después nos confirmaron que sería amputado 10 cm por debajo de la rodilla. Como bien nos dijeron, se equivocaron buscando la arteria femoral y perforaron una vena que cortó el riego sanguíneo de la pierna derecha“, explican los padres del bebé en la carta entregada a la Fiscal Superior de Valencia.

Pero no sólo denuncian esta grave negligencia. Durante los tres meses que estuvo el bebé ingresado, aseguraron que los enfermeros entraban y tocaban al niño sin desinfectarse las manos, siendo algo obligatorio en la unidades UCI. También asegurar que el ventolin que le administraban estaba caducado.

Pero no todo han sido palabras críticas para el personal de dicha unidad. Los padres aseguran que “muchos médicos y enfermeras merecen nuestro respeto por el trato recibido hacia mi hijo y esta minoría merecen nuestro rechazo absoluto por falta de humanidad, sinceridad y falta de respeto hacia nosotros

Foto de archivo de un bebé prematuro