Rescate de Julen: Otro macizo rocoso ralentiza las perforaciones hasta el lunes

    rescate julen

    Las perforaciones para encontrar al Julen se han visto ralentizadas durante esta noche debito a una piedra de gran tamaño

    El plazo que había dado el operativo de rescate del pequeño Julen de 15 horas, no va a poder cumplirse. A las 7:00 de la mañana de este domingo sólo se llevaba perforado 33 metros, algo más de la mitad del túnel que debe medir unos 70 metros, para que los mineros puedan terminar el trabajo a mano y llegar a Julen.

    17 horas después de comenzar a cavar el nuevo pozo paralelo, aún quedaba más de la mitad del objetivo final. Un macizo rocoso de unos 5 metros de grosor, ha ralentizado a las perforadoras, que han tenido que emplear mucho más tiempo para deshacerse de este obstáculo y poder continuar con su trabajo. Desde esta misma noche, en la que ha llovido algo, ya se están realizando tareas de hormigonado, para evitar posibles derrumbes o desprendimientos.

    La misma tarde ayer sábado, llegaba la cápsula ascensor en la que descenderá el equipo de Salvamento Minero de Asturias. Este grupo de expertos mineros ya están preparados para bajar en cualquier momento de hoy o mañana. Se esperaba que los mineros ya pudiera bajar, con ayuda de una grúa de precisión y la cápsula, esta misma mañana y realizar así la galería de unos 4 metros de longitud, para llegar al lugar donde supuestamente se encuentra el pequeño Julen.

    rescate julen

    Hoy domingo a las 14 horas, ya hará una semana que Julen caía al pozo en Totalán, Málaga. La familia del pequeño de 2 años se encontraba en una salida familiar, cuando su padre José, quien estaba cocinando una paella, se descuidó unos segundos. Julen jugaba con su prima de 3 años, cuando cayó a un pozo, a unos 12 metros de donde se encontraba su padre. Corrió a socorrerlo pero Julen ya había sido succionado por el pozo, de tan sólo 25 centímetros de diámetros y 110 metros de profundidad.

    Desde entonces, los operarios no han parado ni un momento, trabajando en turnos, para tratar de llegar al pequeño Julen. Un ardua tarea de ingeniería, en la que el Dolmen del Cerro de la Corona se ha convertido en menos de una semana, en una mina en la que han removido más de 35.000 metros cúbicos de arena en menos de 36 horas.

    JULEN
    El pequeño Julen justo antes de precipitarse al pozo, con la bolsa de chucherías que se encontró más tarde en su interior. | El Mundo