El PSOE ganaría las elecciones según las encuestas, pero sin una mayoría clara

PSOE ganaría las elecciones según las encuestas, pero sin una mayoría clara

A una semana de las votaciones, las encuestas indican que el PSOE ganaría las elecciones pero sin una mayoría clara

El PSOE de Pedro Sánchez ganaría las elecciones del próximo 28 de abril, pero sin una mayoría clara para formar gobierno. Ni el bloque de izquierda ni el de derecha están en el camino de alcanzar fácilmente esa mayoría.

El Partido Socialista (PSOE) ampliaría su liderazgo en las próximas elecciones parlamentarias en España, según las últimas encuestas publicadas el sábado por los diarios El País y El Mundo. Se estima que los socialistas ganaría con un 28,8% y un 30%, según las encuestas de El País y El Mundo, respectivamente.

Pero a pesar de ser el partido más favorecido, ambas encuestas muestran que los socialistas probablemente no logren obtener una mayoría para gobernar.

Las próximas elecciones fueron anunciadas por Pedro Sánchez, quien había liderado un frágil gobierno de minoría desde que un voto de censura destituyó a su predecesor, Mariano Rajoy, el año pasado.

PSOE ganaría las elecciones según las encuestas, pero sin una mayoría clara

No habría mayoría para la izquierda o la derecha

Aunque las encuestas podrían implicar un mayor apoyo a la izquierda, la realidad es más compleja. Los votantes estarían divididos aproximadamente a la mitad entre la izquierda y la derecha. Sin embargo, estos estarían fragmentados entre los cinco partidos principales.

Según la encuesta de El País, el PSOE obtendría 129 escaños mientras que el PP conseguiría 75, Ciudadanos 49, Podemos 33 y Vox 32.

Según la encuesta de Sigma Dos para El Mundo, si los partidos de izquierda PSOE y Podemos optan por formar parte de una coalición, las encuestas muestran que obtendrían un total de 174 escaños. Lo mismo le pasaría al bloque de la derecha. Si el Partido Popular, Ciudadanos y Vox se unen, la encuesta predice que tendría 174 escaños.

En este escenario, Sánchez podría lograr la mayoría si en su coalición incluye a los partidos nacionalistas o independentistas. Sin embargo, estos son los mismos partidos que rompieron su débil gobierno de minoría y presionaron a Sánchez para que convocara elecciones.

El incremento de votantes para el PSOE ha sido particularmente perjudicial para el PP. Este  ha visto cómo su cuota de votantes se reducía del 33% en 2016 al 17-20% previsto para las elecciones del 28. Como resultado de ello, Pablo Casado ha posicionado al partido más a la derecha en un esfuerzo por recuperar a esos votantes.