El Gobierno de Sánchez da un volantazo 48 ahora después de negociar con partidos como Bildu, los 6 decretos ley en la Diputación Permanente

Después de tan sólo 48 horas de haber negociado los apoyos con Bildu, ERC, y PDECat, el Gobierno de Pedro Sánchez trata de desvincularse y desmarcarse de sus socios independentistas. El pasado miércoles llegaban a un acuerdo para sacar adelante los 6 decretos ley en la Diputación Permanente, pero esto se ha vuelto en contra para el PSOE, que ha visto como sus ‘socios’ vierten ‘munición’ sobre ellos.

El Gobierno cambia de estrategia y ahora critica duramente a las formaciones que le han ofrecido su apoyo, mostrando un rechazo total a los planteamientos. La mas atacada ha sido Bildu, incluso cuando el voto de su única diputada en el Congreso ha servido para pode convalidar los decreto ley.

Isabel Celaá, ministra portavoz, dejaba bien claro su rechazo a la formación independentista vasca, apoyándose en el incidente ocurrido este jueves con Julen Arzuaga, que llegó a tildar a representantes de la Guardia Civil y Policía Nacional presentes en el pleno, de “nazis”, entre otros descalificativos inadmisibles como “lobby infecto y asqueroso”. Celaá aseguraba que este comportamiento era completamente “inaceptable” y calificaba la intervención de “lamentabilísimos“, además añadía que “Bildu tiene todavía cosas pendientes que hacer en la democracia española, entre otras pedir perdón por las más de 800 víctimas que ha causado ETA

En referencia a los independentistas catalanes, como ERC y JxCat, el Gobierno ha querido poner tierra de por medio. Aprovechando los resultados del CEO que se hicieron públicos hace dos días y el deseo de Quim Torra de tener una guardia propia independiente de los Mossos d’Esquadra, Celaá ha calificado esto como “aberrante” porque la policía “no debe tener filtros ideológicos

En cuanto a los resultados vertidos por el CEO que aseguran que el 78% de los catalanes están a favor de poder decidir, Celaá incidió en que “el referéndum no es la solución” porque “no es un derecho ni está contemplado por la Constitución”, y no “arregla la complejidad de la sociedad”. La ministra portavoz añadía en referencia a la petición soberanista que los referéndum “dividen, fracturan y que la política tiene que dar soluciones, no generar problemas”.

isabel-celaa
Isabel Celaá durante su intervención