El ‘extremismo’ del PP provoca una debacle nunca antes vista en su historia

PABLO CASADO

El Partido Popular pierde en estas elecciones del 28 de abril de 2019, nada menos que cuatro millones de votos, logrando 66 escaños. Mientras que el PSOE, consigue alzarse con 123 escaños, convirtiéndose en el ganador de la noche

Nadie en la formación del Partido Popular imaginó el desastre al que estaban abocados. Ni en las peores encuestas se reflejaba lo que ocurrió en la noche electores del 28 de abril. Y es que los 66 escaños conseguidos ya ha pasado a ser el peor resultados de la formación conservadora, teniendo como líder al joven Pablo Casado.

En noviembre de 2011, el PP logró 11 millones de votos, con Mariano Rajoy a la cabeza, mientras que en 2016 lograba 7,9 millones. Pero nadie presagiaba que en estas elecciones sólo arañarían 4,3 millones de votos con el estreno de Casado. Los populares pasan de tener 137 escaños a sólo 66, convirtiéndose ya en una debacle de la formación de derecha.

El propio Pablo Casado aseguraba que los resultados han sido “muy malos”, y admitía como causa de la caída de su partido la aparición de Vox. Según cuentan desde el PP, la causa de esta tragedia ha sido la división del voto de derechas, acusando de manera directa al trasvase de sus votos a Vox y a Ciudadanos. Casado no dudó en felicitar al partido ganador, al PSOE y aprovechó para pedir a Pedro Sánchez que eviten pactar con los independentistas para llegar a la Moncloa.

La estrategia radicalizada del PP espantó al votante de ‘centro’

Casado y su mentor, Jose María Aznar, se equivocaron en la estrategia tomada nada más ser elegido como secretario del Partido Popular. El afán de ‘robarle’ los votantes a Vox y contentarlos con propuestas más enfocadas a la extrema derecha, fue un mal paso y se vio reflejado en los resultados del 28-A. Tanto PP como Ciudadanos dejaron el campo abierto del ‘centro’ al PSOE, quien supo aprovecharlo con inteligencia y estrategia.

Desde el PP ya ha adelantado que Pablo Casado no dejara su puesto, pero todos los rumores apuntan a que Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, sería el candidato ideal tras la caída en picado del grupo de Casado. Ahora tocará esperar para saber si Casado aguanta al frente del PP con su estrategia aznarista, o si por el contrario, cambia y comienza una refundación.

PABLO CASADO
Teodoro García Egea, Pablo Casado y Adolfo Suárez Illana